Con el carácter de económico urgente, el Ejecutivo envió el martes pasado a la Asamblea Nacional un nuevo proyecto denominado Ley para la Atracción de Inversiones, Fortalecimiento del Mercado de valores y Transformación Digital que, pretende reformar 18 cuerpos legales y ofertar 30.000 millones de dólares en áreas estratégicas del Estado.

Aunque hay expectativas de que la iniciativa gubernamental se apruebe, hay aspectos que se están quedando fuera del proyecto, opina el sector privado.

Asimismo, se considera que el régimen es extremadamente optimista en los objetivos que se ha propuesto.

Para Gabriella Uquillas, asesora de la Cámara de Comercio del Guayas, «lo más importante para un inversionista es la seguridad jurídica, por eso, para ellos son las leyes, no para generar empleo, para darle la seguridad al inversionista que genera los empleos».

Por su parte, Carlos Loayza, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, opina que, «en el tema de generación empleos yo sí considero que es un desafío el que se ha planteado el Gobierno».

Además, hay un sector del que se están olvidando en este proyecto. Así lo resalta María Auxiliadora Rodríguez, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores e Industriales de Cacao del Ecuador (Anecacao), «lo vemos bien para el nuevo inversionista, pero no para todo el esfuerzo que hemos venido haciendo los anteriores privados que estamos teniendo una carga impositiva muy grande».

Reconocen que de aprobarse la ley el Gobierno podría encontrar los recursos necesarios para realizar los trabajos de infraestructura que la crisis le impide.

El proyecto de Ley de Inversiones se encuentra en la Asamblea y, a los legisladores les quedan 10 días para tramitarla. ECUAVISA