Cada 14 de junio se celebra a nivel mundial el Día del Donante Voluntario de Sangre, con el objetivo de crear conciencia sobre la importancia de la necesidad de la sangre.

Cada año, Cruz Roja Ecuatoriana rinde homenaje a aquellas personas que de manera desinteresada entregan el regalo más valioso que pueden ofrecer a otra persona, el regalo de la vida.

En el año 2019 captamos 204.800 pintas provenientes de donantes voluntarios en todo el país, con ellas se generaron más de 546.409 productos sanguíneos que sirvieron para mejorar o salvar la vida de miles de personas.

Debido a la pandemia por el COVID-19, en el país ha caído drásticamente la donación voluntaria de sangre. Diariamente, la Institución recolectaba 900 unidades de sangre, de las cuales 450 a 500 pertenecían a Quito.

Durante los meses de marzo y abril la donación bajo hasta en un 80%. Actualmente, gracias a las personas que se sumaron como donantes voluntarios durante la pandemia, las donaciones han ido incrementando, pero aún faltan donantes.

Cruz Roja Ecuatoriana hace un llamado especial a la ciudadanía para que donen sangre, ya que la sangre es vital durante las emergencias; de esta manera, se podrá incrementar la calidad de vida de aquellos pacientes que han atravesado algún tipo de cirugía, atender pacientes oncológicos, atender partos, atención maternoinfantil, entre otros.