Cuando llueve, las posibilidades de tener un siniestro de tránsito se incrementan en un 70 % con respecto a un día despejado. La Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) refuerza la presencia de servidores de control en sitios estratégicos de la ciudad e implementa ‘50 km es la clave’.

Es un dispositivo preventivo de siniestralidad que se ejecuta antes, durante y después de la caída de lluvia. El personal operativo, en patrulleros y motos, avanza a una velocidad de 50 km/h sobre la avenida Simón Bolívar, de esta manera los ciudadanos se desplazan a la misma velocidad, de forma segura y se evitan embotellamientos, a causa de posibles siniestros de tránsito.

Conducir bajo lluvia puede resultar peligroso, está condición climática dificulta la circulación y conducción de todos los vehículos, por tal razón es necesario conocer y poner en práctica varios consejos que permitirán a todos llegar seguros a sus destinos.

Mientras conduce tome en cuenta las siguientes recomendaciones para no ser parte de las cifras de siniestralidad:

Aumentar la distancia entre vehículos.
Reduzca la velocidad.
Evite frenar de forma brusca.
Mantenga los vidrios limpios.
Active las luces bajas.
Mantenga los neumáticos, frenos y amortiguadores en perfecto estado.
La Agencia Metropolitana de Tránsito trabaja por precautelar la seguridad vial y la movilidad, en los espacios preferenciales de peatones, ciclistas y conductores.

Recuerde que el respeto, a las señales de tránsito y a las emitidas por los servidores de control, es fundamental para prevenir siniestros o cualquier percance en la vía.

Fuente: Quito Informa