Cuatro colectores nuevos están operativos en Quito para evitar inundaciones

EPMAPS invirtió 12,3 millones en las nuevas obras

Vistas 113

EPMAPS invirtió 12,3 millones en las nuevas obra

El colector de alivio Mirador empezó a operar en noviembre.

Cuatro nuevos colectores se sumaron en el último año al sistema de alcantarillado de la ciudad para prevenir inundaciones en época invernal.

La Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (EPMAPS-Agua de Quito) invirtió 12 millones 371 mil dólares para estas obras que benefician a más de 150 mil habitantes.

Son obras que están operativas y se han puesto a prueba en la reciente temporada invernal, lo que ha reducido el número de atención de emergencias por inundaciones.

El colector de la avenida Interoceánica empezó a operar en noviembre, con lo cual se evitan inundaciones en la zona central y sur de la parroquia de Tumbaco. Es un túnel de 2,4 kilómetros que va desde el mercado central hasta la descarga en el río San Pedro.

Esta obra beneficia directamente a 16.700 habitantes de Tumbaco y a los miles de vehículos que circulan por el sector. La inversión fue de 2 millones 500 mil dólares.

Otro colector que está en funcionamiento desde septiembre es el Mirador, ubicado bajo la Av. Brasil, en el norte de Quito, para el control de inundaciones en sectores críticos de la ciudad como La Y, Plataforma Financiera y avenidas Naciones Unidas y 10 de Agosto.

Son 10 mil habitantes que se benefician directamente de esta obra que facilita el drenaje urbano. En total, la inversión en esta obra ascendió a 2 millones 800 mil dólares.

Mientras tanto, los colectores de alivio Runachanga y Galo Plaza cumplen su función desde febrero y mayo de 2019, respectivamente.

Son obras que no se ven ya que se realizan a varios metros de profundidad, pero que mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y promueven el desarrollo de la ciudad.

Este es uno de los ejes del plan lluvia que maneja el Municipio de Quito a través de EPMAPS-Agua de Quito. Los otros frentes de acción preventiva son la limpieza y mantenimiento de sumideros, quebradas y del sistema de alcantarillado.

En total, se contempla una inversión aproximada de 17 millones de dólares.