Vecinos del barrio “Los Rosales”, viven entre preocupación y zozobra pues el talud de la quebrada aledaña a sus hogares, denominada “Sig Sig” poco a poco se viene abajo, poniendo en riesgo la seguridad de las personas y sus viviendas.

Hace aproximadamente 12 años la quebrada “Sig Sig”, era un lugar de paso para los moradores del sector, donde se podía caminar libremente, sin embargo, desde hace tres años este barranco ha sido lugar de paso de las aguas servidas de diferentes urbanizaciones y conjuntos cercanos de San José de Morán.

Elizabeth Montenegro vecina del sector comenta que “con el pasar del tiempo, los movimientos de tierra que han existido y la presencia de estas aguas, el talud de la quebrada se está yendo abajo, dejando al barrio sin un ingreso principal”, por lo que hace un llamado a las autoridades pertinentes para buscar una solución a este problema.

En el barrio “Los Rosales” viven aproximadamente unas 500 familias, por lo que la preocupación de los moradores se hace latente, pues existe el riesgo de que viviendas que se han construido al filo de la quebrada puedan deslizarse también.

El último deslizamiento que ha puesto en considerable alerta a los vecinos y vecinas, se dio el día domingo 28 de noviembre. Lucy Burbano dirigente del barrio menciona que ya han acudido en varias ocasiones a las autoridades en busca de una solución, pero no han encontrado ninguna respuesta. Una situación similar la han vivido con el alcantarillado del barrio pues hasta la fecha no cuentan con ese servicio.

En representación de la Administración Zonal de Calderón, Cristofer Rueda, acudió al barrio para verificar el daño que presenta la quebrada y para dialogar con los representantes barriales, aseguró que en busca de una solución “se hará una inspección con la EPMAPS y también se gestionará sobre el alcantarillado”.