El Ministro del Interior subrogante, Diego Fuentes Espinoza, entregó 60 vehículos policiales y presentó 26 nuevos policías a la comunidad. Diez patrulleros se quedarán al servicio de la parroquia de Calderón.  Este acto se realizó el martes 7 de marzo en el parque lineal de Carapungo.

A la entrega, asistieron varios dirigentes de los diferentes barrios de la parroquia, acompañados de sus vecinos y vecinas, quienes presenciaron la entrega simbólica de los 60 vehículos que se distribuirán en Quito.

Fernando Tipán, líder barrial de Carapungo, interveno durante el evento, para agradecer de «manera profunda» por la entrega de los 60 patrulleros, señaló además que la inseguridad es un problema que se ha propagado en los parques y calles del sector por lo que es necesario la presencia de la policia y el gobierno nacional, agregando que al dotar de mejores equipos a la Policia Nacional, junto a una adecuada capacitación, podrán ejecutar de mejor manera su labor. Al finalizar su intervesión, solicitó a nombre de la comunidad, que se rehabilite de «manera total y permanente» el cuartel de policia, para el grupo de operaciones motorizadas, esto con el fin de fortalecer la seguridad ciudadana “un pueblo seguro, es un pueblo feliz”

En respuesta a esta petición, Fuentes señaló que diez policías de los veintiséis, que ingresan a las filas policiales, además de diez vehículos, se quedarán en la parroquia para el cuidado de la ciudadanía. Enfatizó que «esta es la década ganada en seguridad” y que no descansarán en invertir en la Policía Nacional, porque su obligación es salvaguardar a la población.

La entrega del parque automotor culminó con la bendición de los mismos.

Lidia Vargas vecina de Carapungo, se acerco al Ministro del Interior, para solicitar el regreso de la policía, al cuartel de Carapungo, señalando que este sector se ha vuelto peligroso.

La solicitud fue atendida por el máximo jefe de la policía, el cual respondió que coordinará con el comando para solucionar este pedido, además informó que se realizará conversaciones con el ECU 911 para poner cámaras de vigilancia para la seguridad de los habitantes de la zona.

Posteriormente realizarán una evaluación comunitaria para medir los cambios en cuanto a seguridad se refiere.