Desde 1962, don Pedro Quishpe trabaja cortando cabello, recuerda que la primera ocasión que lo hizo fue cuando tenía 17 años. Aunque no fue su único oficio, con los años lo convirtió en el primero.

Cuenta que  era agricultor como su padre en  un  Huasipungo, parroquia de Cumbayá, mientras que para cortarse el  cabello  debía viajar a Tumbaco.

En ese lugar conoció al  Maestro Alfonso Vega, quien tenía el negocio de peluquero en el parque central; se entusiasmó por el oficio y fue en ese lugar donde le dieron la oportunidad de incursionar en esa actividad. El costo del corte era de un sucre en ese entonces.

Posteriormente trabajó por una temporada en Tumbaco pero al fallecer  don Alfonso, decidió regresar a Cumbayá mientras sonreía dijo  “teníamos que trabajar en nuestro pueblo”.

Al regresar a la parroquia, cuenta que el primer local lo instaló  entre las calles Chimborazo y Eloy Alfaro, luego tuvo que movilizarse a otros locales, atendiendo solo sábados y domingos. Al jubilarse se instaló definitivamente en donde trabaja en  la actualidad,  lugar donde atiende a su clientela cerca de 45 años, acompañado de música nacional, siendo el tema que más le gusta “Linda Guambra”

Cabe recalcar que el corte de cabello es exclusivo. Solo caballeros pueden acceder a él, porque según don Pedro, en años anteriores solo se cortaba el cabello al género masculino, es por eso que no aprendió el corte unisex.

Juan Vinueza cliente fijo expreso que su padre siempre le llevaba a cortar el cabello a la peluquería de don Pedro desde que era pequeño. Recuerda  que  cuando preguntaba a su padre, Francisco  Vinueza, cuál sería el corte que le realizaría, el siempre respondía “corte redondo hijito, el maestro sabe”. /J. Burga

EN FOTO: En la calle García Moreno y San Marcos, es el lugar de trabajo don Pedro.