La mañana del jueves 20 de agosto, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) clausuró de manera temporal dos establecimientos de Quito que fabricaban y comercializaban productos naturales de uso medicinal.

El primer establecimiento, ubicado al norte de la ciudad, era un laboratorio de productos naturales y cosméticos que se clausuró de manera temporal por incumplir la normativa sanitaria al comercializar productos con errores en su etiqueta; además deberán cumplir con el pago de una multa de 10 salarios básicos unificados.

En el segundo caso se trataba de un centro naturista ubicado al sur de la capital, el cual fue clausurado en atención a una denuncia ciudadana reportada mediante la aplicación Arcsa Móvil, que conllevó a realizar el control técnico correspondiente y se encontraron suplementos alimenticios sin Registro Sanitario ecuatoriano y presuntamente falsificados.

Con esta evidencia, y con el fin de cuidar la salud de la población, se realizó la clausura temporal de este establecimiento, medida que se mantendrá hasta que sus propietarios justifiquen la procedencia de los productos.

Arcsa recuerdó a la ciudadanía que para no poner en riesgo su salud, deben consumir únicamente productos naturales que cuenten con Registro Sanitario, y en caso de detectar irregularidades en los mismos pueden reportarlo por medio de la app Arcsa Móvil, disponible en Play Store y Apple Store.