La mañana de este 7 de julio de 2020, Otto Sonnenholzner anunció al país su renuncia al cargo como vicepresidente en cadena nacional. Explicó los motivos de su salida. Indicó que es responsable salir luego de trabajar por el país, más en medio de la pandemia del COVID-19.

“Queda pendiente entre lo más importante, un acuerdo por la seguridad social, que por su complejidad, obliga a una mayor participación de los dueños del IESS, nosotros los afiliados”, mencionó Sonnenholzner cuya salida dista de la de sus dos antecesores, quienes se vieron obligados a renunciar salpicados por actos de corrupción.

Aunque no se refirió a este tema en específico, su salida alimenta su eventual presencia como candidato a la Presidencia en las elecciones de 2021. 

Diario EXPRESO de Ecuador, hizo un recuento de por qué han salido abruptamente, los últimos tres vicepresidentes del Ecuador.

Antes de Sonnenholzner, estuvo en la entonces vicepresidencia María Alejandra Vicuña, quien había sido ministra de Vivienda y asambleísta. Vicuña renunció el 4 de diciembre de 2018 también en cadena nacional, luego de tomar el cargo el 6 de enero de ese mismo año.

Vicuña renunció luego de que el presidente Moreno la librara de sus funciones y después de que la Fiscalía General del Estado iniciara un proceso de investigación en su contra por el cobro de diezmos a personal de trabaja bajo su cargo durante su gestión como legisladora. El 30 de enero de 2020, el Tribunal Penal de la Corte Nacional, la sentenció a un año de prisión.

El predecesor de Vicuña fue Jorge Glas quien inició su periodo como vicepresidente con el exmandatario Rafael Correa. Glas es el único de los tres que ha sido elegido por votación popular en las elecciones presidenciales de 2013. Fue electo en binomio con Moreno en las elecciones de 2017 y es el único de los tres que no renunció. Fue detenido en octubre de 2017 y terminó su periodo de vacancia legal del cargo por lo que la Asamblea Nacional procedió a la designación de un nuevo segundo mandatario de una terna. 

En 2017 y cuando se termina el periodo presidencial de Correa, Glas fue acusado y condenado a a prisión por delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht. Actualmente cumple su sentencia.