Desde el 17 de diciembre pasado hasta este martes 18 de enero, en Ecuador se han registrado 103.006 casos de COVID-19 y 644 muertes relacionadas a la enfermedad, según cifras del Ministerio de Salud Pública (MSP).

De acuerdo al último reporte del MSP, solo este martes se reportaron 9.628 nuevos contagios, 2.083 de ellos en Quito y otros 1.678 en Guayaquil.

El arribo de la variante ómicron, de la cual se tiene el primer registro en el país el 14 de diciembre pasado, nuevamente ha puesto a prueba el sistema sanitario de Ecuador y, según estiman dos médicos consultados por Ecuavisa, aún faltan algunas semanas para que la curva de contagios comience a descender.

«Nos falta todavía unas cuatro a ocho semanas más de este pico duro de pandemia que se está teniendo», señala el epidemiólogo David Larreátegui.

El especialista explicó que en Gran Bretaña el pico de ómicron duró dos meses, mientras Estados Unidos ha entrado ya a su tercer mes con altas cifras de contagios debido a la rápida propagación de la variante del virus.

Con Larreátegui coincide el presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, Santiago Carrasco, quien considera que la curva de contagios va a continuar de manera ascendente hasta marzo.

«Ojalá tengamos un comportamiento prudente como para que la curva empiece a decrecer a inicios del mes de marzo, mientras tanto seguirá evolucionando de manera significativa hasta esa fecha», agregó el galeno en una entrevista para Ecuavisa.com.

En Quito, el hospital Pablo Arturo Suárez tiene solo dos camas libres en cuidados intensivos y otras siete camas disponibles para hospitalización, es decir para pacientes con síntomas moderados.

En el IESS Quito Sur, de las 180 camas de hospitalización destinadas para pacientes con COVID-19, solo el 10 % está libre. En esta casa de salud, las camas de UCI están ocupadas en un 100 %.

En Guayaquil, más de 50 niños permanecen hospitalizados y siete en cuidados intensivos por complicaciones derivadas del coronavirus mientras a escala nacional, en una semana, se contabilizan casi 2.000 contagios en menores de edad.

Este lunes la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, señaló que en la ciudad están muriendo alrededor de 14 personas al día debido a la enfermedad.

– «Es como una gripe fuerte» –

De su lado, el presidente Guillermo Lasso se refirió este martes al incremento de casos de COVID-19 en el país.

En una entrevista en el Palacio de Carondelet, el mandatario dijo que contagiarse con la ómicron «es como una gripe fuerte» y que se trata de una «variante controlable, que no es mortal y que no está llevando ni siquiera a saturar los hospitales de Ecuador».

En ese sentido, presidente ha descartado que un nuevo confinamiento en el país.

Se tiene previsto que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional anuncie este viernes nuevas disposiciones para tratar de frenar los contagios. ECUAVISA