Ecuador registró 1.064 contagios y 76 muertes más por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en 24 horas, con lo que acumuló un total de 421.231 casos y 14.866 fallecidos en poco más de un año de pandemia, informó el Ministerio de Salud.

En su reporte diario, la cartera notificó un descenso en la cifra de pacientes hospitalizados en el último día con 999 estables y 573 con pronóstico reservado.

La cifra de pacientes recuperados de la enfermedad se mantuvo en 366.425, que equivalen al 87,48 por ciento del total de contagiados en todo el territorio nacional.

La provincia de Pichincha (centro-norte) lideró los nuevos contagios en el último día, con 467 más, de los cuales 432 se registraron en su capital Quito, epicentro de la pandemia en Ecuador.

Con las nuevas infecciones, Pichincha, la provincia más golpeada por la COVID-19 en el país, totalizó este miércoles 149.815 casos, además de acumular 2.957 fallecidos, mientras que Quito alcanzó 138.398 contagiados.

El país mantiene cerradas sus fronteras terrestres y suspendidas las clases presenciales en todos sus niveles, además, prioriza el teletrabajo en los sectores público y privado para frenar el aumento de contagios.

De igual manera mantiene una vigilancia epidemiológica ante la circulación en el territorio nacional de cinco variantes mucho más contagiosas del coronavirus, entre ellas, la de Brasil, Reino Unido y Sudáfrica.

El nuevo gobierno del presidente Guillermo Lasso, quien asumió el mando el pasado lunes, retomó este miércoles la vacunación contra la COVID-19 iniciado por la anterior administración el pasado 21 de enero con grupos prioritarios.

La jornada de vacunación se suspendió el lunes y martes pasados para hacer un «un arqueo general de vacunas» que quedan disponibles en «stock» (inventario) para dar seguimiento al proceso de inmunización.

La nueva ministra de Salud, Ximena Garzón, informó que desde este miércoles y hasta el próximo 31 de mayo se prevé aplicar 150.000 dosis de vacunas dentro de la etapa de transición del plan de vacunación para reducir la morbilidad grave y la mortalidad.

Dichas dosis se aplicarán a los adultos mayores de 65 años, profesionales de la salud que todavía no ha sido vacunados; además, personal sanitario y voluntarios que apoyan operativamente en la vacunación y respuesta a la COVID-19.

También se incluye a pensionistas y jubilados del sistema de Seguridad Social.

La ministra añadió que el 31 de mayo iniciará el nuevo plan de vacunación del gobierno, el cual incluye la inoculación de nueve millones de personas en los primeros 100 días de gestión.

Según el portal del «Plan Vacunarse» del Ministerio de Salud, hasta el pasado 23 de mayo se habían aplicado 1.946.346 dosis de vacunas a nivel nacional.

El anterior gobierno de Lenín Moreno dejó contratadas 22 millones de dosis de vacunas de varias farmacéuticas del mundo, de las cuales han arribado al país un poco más de 2,5 millones, de acuerdo con la Presidencia. XINHUA