El Ministerio de Salud Pública de Ecuador reportó hoy miércoles 2.333 contagios y 75 muertes más por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en el último día, con lo que la cifra total de casos subió a 377.662 y la de decesos a 13.356, en poco más de un año de pandemia en el país sudamericano.

La cartera también notificó otros seis fallecidos probables por coronavirus para alcanzar los 5.114 en el contexto de la pandemia, la cual no puede ser controlada por el relajamiento ciudadano.

Ecuador enfrenta un acelerado incremento de contagios con hospitales, desbordados por una alta demanda de pacientes y largas listas de espera por una cama en alguna Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El gobierno, que califica la situación sanitaria como «crítica», ha reportado también que el país vive una tercera ola de mortalidad en el contexto de la pandemia con 53.874 defunciones en exceso hasta el pasado 11 de abril.

Dicha cifra, según ha dicho, está por encima del promedio de los años 2018 y 2019 de acuerdo con datos del Registro Civil.

La mayoría de los contagios de las últimas 24 horas se concentra en la provincia de Pichincha (centro norte), donde se ubica la capital Quito, con 1.187 casos, para un acumulado de 132.483, además de 2.756 fallecidos.

Le sigue la provincia costera de Guayas (suroeste) con 249 nuevos infectados para alcanzar un total de 49.533, así como 2.382 decesos.

El reporte detalló que la ciudad de Quito, epicentro de la COVID-19 en Ecuador, aumentó en el último día 1.123 contagios para un total de 122.381 casos, en medio del colapso de los hospitales.

Según los últimos datos de la Secretaría de Salud de Quito, la ocupación de camas UCI en los hospitales de la ciudad alcanza el 95 por ciento y 168 pacientes están en lista de espera por una cama.

Hasta el pasado 26 de abril Quito acumuló 2.438 fallecidos por la COVID-19, mientras que la mortalidad en exceso alcanzó el 104.7 por ciento.

Pichincha y otras 15 provincias se encuentran desde el pasado 23 de abril en estado de excepción decretado por el gobierno hasta el próximo 20 de mayo para frenar el aumento de contagios.

La medida incluye un toque de queda nocturno y un confinamiento total los fines de semana.

En medio de ello, el país avanza desde el pasado 21 de enero con su plan de vacunación contra la COVID-19 en jornadas diarias de inoculación a grupos prioritarios y ancianos.

La cifra de vacunados hasta el momento es de 765.489 personas, de las cuales, 555.265 han recibido la primera dosis y 210.224 la segunda, según datos oficiales.

La meta del gobierno es llegar a aplicar 1 millón de vacunas en esta semana. AGENCIAS (XINHUA)