Por RFI

El candidato oficialista de izquierda Lenín Moreno y el opositor de derecha Guillermo Lasso se encaminan a una segunda vuelta electoral en Ecuador, ya que -según datos parciales- ninguno logró imponerse este domingo en uno de los comicios más reñidos de los últimos años. El balotaje está previsto para el próximo 2 de abril y su resultado podría unir a la oposición para dar un nuevo golpe a la izquierda latinoamericana.

El candidato oficialista de izquierda Lenín Morenose acercaba este lunes a una victoria en primera vuelta en las elecciones presidenciales más reñidas de los últimos años en Ecuador. El exvicepresidente Moreno, del movimiento socialista Alianza País, llegaba a un 38,87% de los sufragios válidos, frente al 28,50% del exbanquero conservador Guillermo Lasso, tras el conteo del 81,90% de las actas.

De confirmarse su victoria, Moreno se convertiría en el primer ecuatoriano con discapacidad en asumir la jefatura de Estado, ya que sufre una paraplejia consecuencia de un disparo en un asalto en 1998. Anoche se dirigía a sus simpatizantes subrayando durante el escrutinio:  «El escenario que me parece completamente probable es que rebasemos ese 40% que necesitamos. Y el otro es que logremos una diferencia de más de 11 puntos con el segundo puesto y que no nos toque ir a una segunda vuelta». Sin embargo, según pasan las horas parece más real ese escenario de una segunda vuelta prevista para el próximo 2 de abril. 

Este aspirante a suceder al presidente saliente Rafael Correa dijo que todavía falta por contar gran parte de la poblada provincia de Manabí, el feudo del correísmo severamente golpeado por el terremoto de abril, y los votos del exterior, donde también cuenta con holgada mayoría

 La oposición exige transparencia

Cientos de seguidores de Lasso, animados ante la posibilidad de la segunda vuelta -donde podría trabar alianzas con el resto de los opositores-, se concentraron frente a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Quito en una vigilia para exigir transparencia en el escrutinio.

En su último comunicado del domingo, el presidente del ente electoral desmintió los rumores de fraude y dijo que el conteo seguirá desarrollándose en la web y que dará una rueda de prensa durante la mañana del lunes, con los resultados definitivos.

Pero más allá de que gane Moreno en primer vuelta, lo que parece ya nítido es que el oficialismo ha sufrido una contundente pérdida de votos en relación a las presidenciales del 2009 y 2013, debido a la ausencia de Correa, una delicada situación económica y la corrupción que ensombreció la campaña.