Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) han anunciado este lunes la reducción de 10 a 5 los días de aislamiento necesarios para pacientes que hayan dado positivo por coronavirus.

Tras estos cinco días de aislamiento, se debe utilizar mascarilla durante cinco días más siempre que estén cerca de otras personas. Los CDC argumentan que los datos apuntan a que la mayoría de los contagios se producen en el día o los dos días anteriores a mostrar síntomas y los dos o tres días siguientes.

Además, las nuevas recomendaciones cambian los periodos de aislamientos para contactos: quienes no estén vacunados o no se hayan puesto la tercera dosis guardarán cinco días de aislamiento y después utilizarán mascarilla cinco días más. Si el aislamiento no es posible, deberá utilizar una mascarilla bien ajustada tipo N95 durante diez días tras el contacto.

Quienes hayan recibido la dosis de refuerzo no tendrán que guardar cuarentena tras un contacto, pero sí deberán utilizar mascarilla durante diez días. Si hay síntomas, se deberán aislar hasta que den negativo en un test.