Santiago Guarderas anunció qué modelo de operación del Metro de Quito será puesto a revisión durante su administración bajo la consigna de que fue aprobado “entre gallos y medianoche”.

El modelo actual incorpora la operación propia con asesoramiento en asistencia técnica internacional. Es decir que el Metro contrataría servicios de mantenimiento, gestión, sistema integrado y servicios complementarios a otras empresas públicas. Dicha forma de administración fue aprobada el pasado 2 de marzo y ratificada el 28 de septiembre pasado, justo en la misma fecha en la que se designó al último gerente, Nelson Chimborazo, quien virtualmente duró poco más de un día a la cabeza de la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito (EPMMQ). En su primera rueda de prensa, Guarderas anunció que cambiaría al titular de esta cartera.

El último modelo de gestión fue criticado por la Contraloría General del Estado, que emitió observaciones de obligatorio cumplimiento acerca de las condiciones en las que fue aprobado y reportó conflicto de intereses, falta de coincidencia en valores y un mal cálculo de la demanda.

El modelo de operación actual de gestión mixta le costaría al Municipio algo más de 187 millones de dólares durante los primeros cuatro años de operación, mientras que el modelo con gestión externa costaría 216 millones de dólares en el mismo tiempo, una diferencia de 29 millones.

Un nuevo gerente

Durante la rueda de prensa que sostuvo Santiago Guarderas luego de su posesión como alcalde aclaró que Nelson Chimborazo, designado como gerente del Metro de Quito el pasado 28 de agosto, ni siquiera se había posesionado y que había que poner a una nueva persona en esa dependencia.

El alcalde anunció que presentará una terna para elegir a la nueva autoridad que deberá tener experiencia. “Primero hay que tener claridad para tomar decisiones”, expresó.

FUENTE: EXPRESO