Si bien muchos alumnos comparten la idea de un pronto retorno a las clases presenciales, esto todavía no tiene fecha en el calendario.

Existen requisitos que se deben cumplir para alcanzar los permisos necesarios: la vacunación, la aprobación de los padres para que sus hijos retornen, evaluar la infraestructura y las normas de bioseguridad, proponer el retorno y pasar la evaluación del Ministerio de Educación.

  • Vacunación: La inmunización de los estudiantes representa el reto principal en una pandemia que no ha permitido continuar la educación como antes. Según el secretario de Educación, Luis Calle, esta fase se encuentra pronta a finalizar y muy pronto dejará de ser un obstáculo para el regreso a clases.
  • Infraestructura: Por el distanciamiento social ya no cabe la misma cantidad de alumnos en un aula, sino que se debe limitar a un estudiante por cada 2,25 metros cuadrados. En un aula de 52m2 caben poco más de 20 estudiantes. De esta manera son las unidades educativas las que proponen el retorno en función del espacio disponible.
  • Planificación: El instrumento principal de planeación es el Plan Institucional de Continuidad Educativa (PICE), que contempla el funcionamiento integral de la institución aunado a las recomendaciones médicas para contrarrestar el riesgo de contagio por COVID-19, el aforo permitido y el horario de clases.

Al día de hoy, la primera fase (vacunación) lleva un avance del 90 % con todos los estudiantes de bachillerato vacunados y chicos de 5 a 11 años con la primera dosis y la segunda proyectada para noviembre, según indicó el secretario de Educación, Luis Calle. La segunda fase del proceso requiere encuestar a los padres para autoricen el retorno de sus hijos a clases presenciales.

De las veinte unidades que administra el Cabildo quiteño, cuatro han iniciado en modalidad presencial y solo con estudiantes de tercero de bachillerato, poco más de 200. A esto debe sumarse los alumnos de escuelas privadas y fiscales.

Al ser preguntada por cifras, la autoridad dubita. Todo depende, dice, de la aprobación del Ministerio de Educación y de los centros de estudio. Según la Ministra de Educación, hay un 38 % en modalidad presencial a nivel nacional.

Es el proceso que describe el rector de la Unidad Educativa Municipal Quitumbe, Galo Abad, quien busca que en diciembre se incorporen aún más estudiantes. Esta vez de primero y segundo de bachillerato. “Si los padres deciden no dar la autorización, los chicos seguirán en clases vía internet”, expresó. La idea es ir progresivamente desde los más grandes hasta los más chicos.

La tercera fase requiere evaluar la infraestructura disponible y calcular la cantidad de estudiantes que garantice el distanciamiento social, considerar las zonas de esparcimiento, entre otros ítems. El último paso es proponer a Educación el retorno de estudiantes a través del Plan Institucional de Continuidad Educativa (PICE), que incluye especificidades desde el ámbito administrativo, el de bioseguridad, la organización del salón y el horario.

FUENTE: EXPRESO