RFI Español

Con el 99,5% de los votos escrutados, el candidato oficialista Lenín Moreno consigue 11 puntos de ventaja sobre el candidato opositor Guillermo Lasso pero no alcanza el 40% de los votos. Las elecciones presidenciales se decidirán en una segunda ronda el próximo 2 de abril.

Fin del suspense en Ecuador. Después de varios días de incertidumbre, tensiones en las calles y temores de fraude por parte de la oposición, el Consejo Nacional Electoral ha despejado las dudas y este miércoles anunció que Lenín Moreno, con el 39,35% de los votos y Guillermo Lasso, con el 28,11% disputarán una segunda vuelta en Ecuador.

El resultado se ha jugado por unas décimas. Y es que según la ley electoral ecuatoriana, para evitar una segunda vuelta el candidato que llegue en primera posición debe lograr el 40% de los votos y sacarle 10 puntos de ventaja al segundo.

Empieza así una nueva campaña por llegar al Palacio de Carondelet que se anuncia muy dura, un camino que se prevé más complicado para el oficialista que para el conservador puesto que la candidata derechista Cynthia Viteri, que llegó en tercera posición con el 16,31% de los votos, ya ha pedido a sus seguidores que apoyen a Lasso en el segundo round.

Moreno desafía a los cálculos matemáticos y nada más conocer los resultados oficiales casi definitivos aseguró que en la segunda vuelta “les volveremos a dar una paliza”. Poco después, Lasso se mostró confiado en la aritmética y dijo que “el próximo 2 de abril resurgirá el Ecuador”.

Los analistas coinciden en que una segunda vuelta complica la hegemonía en el país del correísmo, en el poder desde hace diez años con tres mandatos de Rafael Correa, desgastado y al que la situación económica no ha ayudado.

En estas elecciones también se votaba para renovar los escaños de la Asamblea Nacional. La cámara saliente estaba dominada por el oficialismo con los dos tercios de los asambleístas. El CNE anunció que en las próximas horas se harán públicos los resultados de los que depende en buena medida la gobernabilidad del país.

Dos presidentes antogónicos para Ecuador

Los dos candidatos en liza para la segunda vuelta electoral ecuatoriana tienen dos estilos muy distintos. Lenín Moreno, graduado en Administración en la Universidad Central de Ecuador, llegó a su cargo más alto cuando fue elegido vicepresidente de la administración de Rafael Correa, de 2007 al 2013.

Antes de llegar a la política Lenín Moreno trabajaba en varias empresas ligadas al turismo. Fue conferenciante en diversos foros mundiales en la promoción del humor y la inteligencia emocional y motivación personal.

Desde el poder, impulsó políticas de desarrollo de los ciudadanos con discapacidad, colocando a Ecuador entre los países latinoamericanos más avanzados en igualdad de oportunidades para los discapacitados. En 2013 fue nominado embajador de las personas con discapacidad en las Naciones Unidas.

La otra cara de la moneda es Guillermo Lasso. Estudió en la Facultad de Economía de la Universidad Católica de Quito y es Doctor Honoris Causa por la Universidad de las Américas. A los 29 años fue presidente ejecutivo del banco Finansur.

Diez años después, llegó a la Gerencia General del Banco de Guayaquil convirtiéndolo en segundo mayor banco del país. Además, es fundador del “Banco del Barrio”, reconocido por el Banco Interamericano de Desarrollo como el mayor proyecto de bancarización de Latinoamérica del 2010.

En 2012 Lasso deja su vida de banquero y se afilia al movimiento CREO que hoy lidera. Lanzó su primera candidatura presidencial en 2013, donde obtuvo un 22.7% de los votos.