Mientras el Ministerio de Salud actualiza las cifras de casos confirmados y fallecidos por Covid-19, la fuerza pública intenta controlar que la gente haga caso a las normas impuestas por las autoridades para detener al virus; sin embargo, los esfuerzos parecen insuficientes.

Hasta ayer, Quito registraba 16.210 contagios, lo que le mantiene como la ciudad del epicentro del SARS-CoV2 en Ecuador. Pese a que las reuniones están prohibidas, es una de las actividades más constantes en la que la fuerza pública tiene que intervenir.

Según la Intendencia de Policía de Pichincha, el domingo hubo “decenas de sancionados”, debido al irrespeto de toque de queda, suspensiones de eventos en canchas y una fiesta clandestina en Zambiza. “Los controles continúan en los sectores de Las Cuadras, Quitumbe, Calderón, Eloy Alfaro y Eugenio Espejo”.

El sábado también hubo desacato. En Santa Bárbara hubo 15 sancionados por aglomeraciones. “Suspendimos eventos no permitidos en Chillogallo, Ecuatoriana y Guamaní. Las autoridades decomisaron bebidas alcohólicas y sancionaron a ciudadanos”, se explicó en el Twitter de la Intendencia de Policía de Pichincha. LA HORA QUITO