La expectativa que hubo en torno a la visita de turistas a los balnearios del país se corroboró a favor de los empresarios de esta rama de la economía desde el pasado 31 de diciembre de 2021, cuando familias enteras arribaban a los hoteles, que habían notificado que muchos otros huéspedes cancelaron las reservaciones tras el anuncio de las restricciones por la ómicron.

Esto no frenó a los más farreros, que dijeron a EXPRESO al iniciar el feriado que sí se podía viajar, siempre y cuando se mantenga el distanciamiento. Y así lo hicieron algunos.

Otros, sin embargo, irrespetaron todos los parámetros que demanda la pandemia. Se hicieron virales varios videos de aglomeraciones y quemas de monigotes, sin el uso de mascarilla, el último fin de semana en varios puntos del país, como Ambato y la Península.

El intendente general de Policía, Cristian Serrano, señaló que fue imposible controlar a tanta gente, aunque se dispuso la presencia de un centenar de uniformados más una treintena de gendarmes municipales en el área del malecón. Sin embargo, la cantidad de elementos fue insuficiente.

De acuerdo con datos de la terminal terrestre (ver nota de la derecha), los destinos más visitados estos días fueron Babahoyo, Santa Elena, Milagro, Manabí y Daule. Mientras que en el peaje de Chongón se contabilizaron cerca de 60 mil vehículos que salieron de Guayaquil los últimos tres días, según un reporte de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE).

En la Península, los turistas estuvieron relajados. “El inicio del año debe ser en la playa, para que todo vaya bien. Este día hay que disfrutarlo al máximo”, expresó sonriente el guayaquileño César Garcés, uno de los primeros en ubicarse en la arena de Montañita.

Pese a la preocupación, la alegría de los propietarios de los diferentes negocios ubicados en el perfil costero de la provincia de Santa Elena fue notoria. El concepto general de los comerciantes es que tanto el feriado de Navidad como el de Año Nuevo les dejaron importantes ingresos.

“Esto es muy alentador, si lo comparamos con lo vivido en el primer trimestre del 2021, cuando la actividad turística fue nula. Sin duda, la vacuna contra la COVID-19 ha sido fundamental en la reactivación”, expresó Carlos Abad, presidente de la Cámara Provincial de Turismo en la Península.

El dirigente se mostró optimista por la enorme presencia de visitantes y el movimiento de dinero que esto representa para muchos negocios, que esperaban con ansias estos asuetos. Según datos de la Cámara de Comercio de esta jurisdicción, en feriados el promedio de gasto por cada turista se calcula que está entre $ 20 y $ 30.

Al cierre del 2021, los hoteles de Salinas, Montañita, Olón y Ayangue estuvieron copados; aunque en sitios como La Libertad y en las hospederías comunitarias de los balnearios del perfil costero peninsular este Diario constató que el promedio fue del 90 %.

Sobre las repercusiones por la ómicron que se podrían presentar en la zona peninsular luego de estos dos feriados, las autoridades de salud informaron que esperarán quince días para conocer si se presentan contagios a gran escala. “Ojalá esta irresponsabilidad no traiga graves consecuencias en contagios”, comentó el ciudadano Martín Ascencio.

FUENTE: EXPRESO