El año puede terminar con una respuesta. El Gobierno del presidente Guillermo Lasso prevé hoy referirse a las seis demandas que fueron planteadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) entre las que destaca la reducción y congelamiento en el precio de los combustibles.

Si esta vez se cumple, la contestación llegará casi un mes después de lo esperado por la dirigencia indígena y en un momento en el que la tensión entre el mandatario y el titular de la Conaie, Leonidas Iza Salazar, se crispó por unas fuertes expresiones que emitió ayer Lasso.

Por lo pronto, el vocero oficial del Gobierno, Carlos Jijón, participará hoy en una rueda de prensa que, según la Secretaría General de Comunicación, será para abordar “temas de coyuntura nacional”. El secretario Eduardo Bonilla informó ayer a diario EXPRESO que la respuesta a las demandas indígenas y de otros sectores sociales está incluida en esta convocatoria.

El Gobierno se ha tomado su tiempo y también ha variado de voceros. Hace algunos días se informó desde la Secretaría de Comunicación a este Diario que sería la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, quien se referiría al tema. Ayer, desde esa cartera de Estado, se explicó que “la respuesta está en manos del presidente”. Finalmente, será Jijón quien dé la cara por el Ejecutivo.

Independientemente del contenido del pronunciamiento de hoy, las organizaciones sociales como el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), aliado de la Conaie, mantienen la convocatoria a las jornadas de protesta del 19 de enero de 2022, que serán las primeras del próximo año.

El dirigente sindical José Villavicencio lamentó que las autoridades se hayan tomado casi un mes para dar una respuesta a un tema tan sensible como el pedido de reducción y congelamiento del precio de los derivados del petróleo.

“No sabemos si ahora lo harán definitivamente, ni en qué sentido se pronunciarán los funcionarios del Gobierno, pero inmediatamente haya una respuesta nos reuniremos para analizarla y también abordaremos las últimas amenazas y dichos del presidente”, dijo Villavicencio.

A propósito de las movilizaciones, Lasso anunció ayer que hará que se aplique todo el peso del Estado en contra de aquellos que paralicen el funcionamiento de los servicios básicos y pongan en peligro los bienes públicos y privados, como sucedió en varias ciudades en octubre de 2019.

Calificó a Iza como un anarquista violento. “Él odia a la democracia, odia a la institucionalidad del Ecuador, es eficiente en incendiar edificios públicos y promover el secuestro de periodistas y policías”, dijo Lasso.

Sobre los diálogos, el mandatario reveló que si a Iza se le dice que están de acuerdo con uno de sus puntos, enseguida él exige que se acepte su siguiente propuesta y luego la siguiente, sin parar. “Es un anarquista, no es un demócrata”, aseguró y por eso advirtió que lo enfrentará con la Constitución y la ley en la mano. EXPRESO