Desde este 3 de agosto ya son 27 los servicios básicos que no tienen costo para los clientes del sistema financiero. Es que desde esta fecha entró en vigencia la eliminación del costo de 22 centavos ($ 0,20 de tarifa y 0,02 de IVA) que se cobraba en las transacciones electrónicas a quien recibía dicho pago. Ahora, solamente quien envía el dinero continuará pagando los 40 centavos ($ 0,36 de tarifa y $ 0,04 IVA) que cuesta dicha transacción. Así lo establece la Resolución 672 2021 F de la Junta de Regulación de Política Monetaria y Financiera

Entre los 27 servicios que ahora son gratuitos constan abrir cuentas, realizar depósitos, consultar cuentas, retiros de dinero, transferencias dentro de la misma entidad, retiros de dinero de la misma entidad por cajero automático, cancelación o cierre de cuentas, activación de cuentas y tarjetas, servicios de consumo con tarjetas de débito.

En cambio, hay otro grupo de servicios, que son alrededor de 50, entre los se cuentan transferencias al exterior, retiro de cajeros automáticos distintos al de la entidad bancaria del cliente, que sí tienen un costo e incluso grava impuesto al valor agregado (IVA).

Sobre el tema, el gerente del Banco Central, Guillermo Avellán, en entrevista televisiva consideró que la eliminación del cobro es una buena noticia que se ha logrado a través de un trabajo coordinado entre el sector público y privado. Explicó que el objetivo es reducir el uso de monedas y billetes físico, cuya importación y distribución generan costos al BCE. También hay una optimización del uso del tiempo de los ciudadanos en este tipo de transacciones; mientras que al utilizar las transferencias evitamos posibles contagios a través de manipulación de las monedas físicas. Explicó que el pago de quien envía el dinero continuará porque esto sirve para financiar las operaciones y gastos de seguridad de las entidades financieras.

Paralelamente ayer Asobanca explicó que las transferencias electrónicas de recursos que se realizan entre clientes de un mismo banco no necesitan pasar a través del Sistema de Pagos Interbancarios (SPI) del Banco Central y por ello este servicio tiene tarifa cero; es decir, los clientes que envían el dinero y los que lo reciben no pagan valor alguno. Entre tanto, las transferencias de dinero que se realizan entre clientes de bancos diferentes pasan por el Sistema de Pagos Interbancarios (SPI) que opera el Banco Central, por eso tienen un precio. La entidad explicó que los servicios con tarifa cero son aquellos de mayor transaccionalidad, es decir, son los más usados por las familias y las empresas.

La entidad Asobanca dijo que de acuerdo con los datos publicados en el BCE, el número de operaciones realizadas por el SPI sumaron 81,6 millones en 2020. Mientras que de enero a julio de 2021, esta cifra ya alcanza los 56 millones de operaciones, lo que representa un aumento del 33,5 % con respecto al mismo periodo del año anterior.

Sobre el mismo tema, Patricio Chanabá, director ejecutivo de la Asociación de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), manifestó que su sector está de acuerdo con una medida de este tipo, pues ayuda a reducir el uso del efectivo. Explicó que Ecuador es uno de los países con mayor índice de uso de moneda física, lo que es perjudicial en una economía dolarizada en la cual no se puede imprimir dinero.

En la Resolución de la Junta se tratan otros temas adicionalmente. Se indica que se reduce el cobro que hacía el Banco Central a diversas operaciones de $ 0,15 a $ 0,05. Por ejemplo a transferencias ordenadas por el sector público, por el mercado de valores, por el sector financiero popular y solidaria. En cambio, las transferencias del Bono de Desarrollo Humano son de $ 0,01.

Metodología de tasas se entregará el 30 de agosto

El 30 de agosto el Banco Central debe presentar ante la Junta de Política Monetaria y Financiera la nueva metodología de las tasas de interés para el sistema financiero para los 13 segmentos crediticios, explicó el gerente del BCE, Guillermo Avellán. Indicó que la metodología nueva tiene como objetivo ofrecer crédito para quienes ahora no tienen acceso y generar mayor inclusión para combatir el financiamiento ilegal o chulco.

Además dijo que se impulsará en mesas de trabajo junto con el sector público y privado una serie de estudios para identificar los principales cuellos de botella que impiden la inclusión financiera. Estos serán entregados a la nueva Junta de Regulación de la Política Financiera que estará conformada el 8 de septiembre próximo. La idea es que se pueda ofrecer crédito formal a la población, sobre todo considerando que actualmente en nuestro país la mitad de la Población Económicamente Activa (PEA) no tiene acceso a servicios financieros y 13 de cada 100 ecuatorianos no tiene acceso a crédito formal. EL UNIVERSO