Vecinas y vecinos de Calderón se dieron cita en Casa Somos, a la expectativa de la llegada del alcalde de Quito, Jorge Yunda, mientras recorrían la exposición de chocolatería, arreglos florales, de frutas, manualidades con fieltro, porcelana preparadas por los usuarios de este proyecto emblemático.

Juan Sebastián Medina, actual Secretario General de Coordinación Territorial, al cumplir un mes en funciones, compartió una mañana de música, y alegría con la comunidad. Para constatar el funcionamiento del proyecto, además de su potencial y escuchar las necesidades de los beneficiarios.

Juan Medina durante su intervención señaló: “No existe ninguna ciudad en el mundo que sea grande, solidaria; sin ciudadanos empoderados”.

“Yo me voy muy contento después de esta visita; porque veo hombres, mujeres, niños y adolescentes empoderados, alegres, viviendo en paz”.

En muchos casos teniendo una nueva oportunidad de vida.

Una nueva oportunidad de aprender algo, que le permita el día de mañana generar un recurso adicional para su hogar”.

De esta manera Casa Somos Calderón tiene como objetivo: “la apropiación del espacio público, un espacio creado desde la comunidad y para la comunidad; donde se realizan actividades de ocio, generando una cultura de responsabilidad.

Además de que el conocimiento brindado se convierta en emprendimiento”; comentó Daniela Suarez, directora.

Es así, como se promueven espacios de fortalecimiento de capacidades, de convivencia, buen uso del tiempo libre; desde los niños con la danza, música, la practica de taekwondo y de los adultos con el tejido, pintura en tela, elaboración de peluches, pijameras.

Para Jackelyne Escorza de 57 años, Casa Somos es “un generador de emprendedores.

Somos útiles y productivos, tenemos trabajo. No importa la edad. Lo más importante, nos enseñan a pescar y no nos regalan el pescado. Yo soy feliz cuando dicen que mi producto (frutas deshidratadas) es muy bueno, me siento motivada. Como le decía al señor Secretario, hoy
necesitamos plasmar en mi producto un permiso y una etiqueta”.

Mientras que a Jenny Loor los talleres le permiten desestresarse, “me encanta aprender a hacer manualidades en porcelana, cron; siento una paz”.

Jenny apenas va tres meses, pero en un futuro cercano piensa levantar su propio negocio, y apoyar a la economía del hogar.

Las solicitudes al Secretario Medina se escucharon a viva voz; entre ellas, mayor espacio e infraestructura para el adulto mayor. A su salida, la necesidad de tener una escuela de música.

Entretanto, el Dr. José Simbaña, presidente del Comité Promejoras del Centro Parroquial intentó llevar al señor alcalde, por medio del secretario de Coordinación Territorial, las problemáticas y necesidades que tienen en el mercado que está a punto de finalizar y con ello, el remanente de comerciantes informales que van quedar fuera del mercado, y se situaran en el terreno de la Pampa.

Finalmente, Daniela Suarez agregó: “En general siempre creo que la deficiencia es la económica y parte de ello, todo en realidad. Hay que mejorar y seguir creciendo”.