Los propietarios y administradores de locales de diversión en Quito tienen 19 días de plazo para registrarse en el plan piloto de reapertura para bares y discotecas.

Dicho procedimiento establece los lineamientos para que estos locales vuelvan a funcionar de manera segura en medio de la pandemia, por la Covid-19.

En marzo de 2020, el COE Metropolitano dispuso el cierre de estos locales para prevenir contagios.

Han pasado 18 meses desde esta disposición, que -si bien fue creada como medida de prevención- afectó drásticamente al sector económico, advirtió Carmen Alarcón, coordinadora de Calidad de la Secretaría de Salud.

Por esta razón, la entidad decidió crear mecanismos que permitan abrir las puertas de los sitios de diversión, aunque sea bajo un aforo limitado.

Proceso

La plataforma digital se abrió el miércoles 24 de agosto de 2021 y el plan piloto se ejecutará en el plazo de 60 días.

Alarcón indicó que desde que se inició la convocatoria, hasta el viernes 3 de septiembre, se inscribieron 106 locales.

De este número, dijo la funcionaria, 59 cumplen con el pliego de requisitos de inscripción; mientras que los 47 locales restantes todavía presentan problemas.

La funcionaria indicó que los inconvenientes se originan porque se trata de negocios en proceso de volver a reactivarse, «ya que han estado inactivos durante el año y medio que estuvieron cerrados».

No obstante, aclaró que en estos casos se les ha ayudado a llenar los datos correspondientes para pasar al siguiente nivel.Situación. Bares vacíos, tras el cierre a causa de la pandemia.

Situación. Bares vacíos, tras el cierre a causa de la pandemia.

Inspecciones para la reapertura

Dentro de este proceso, está previsto que el 8 de septiembre se notifique a los propietarios la fecha de visita en la cual se realizará una inspección.

Esta revisión estará conformada por una comitiva de 10 personas, entre delegados de la Secretaría de Salud, la Agencia Metropolitana de Control (AMC), la Intendencia de Policía y otras entidades.

Alarcón explicó que luego de este control se realizará una evaluación de cuáles establecimientos cumplieron con los parámetros, ya que para volver a funcionar deben alcanzar el 80% de los requisitos. De lo contrario no se autorizará la reapertura.

«Todas las instituciones involucradas elaboran un informe y de acuerdo a eso se les habilita. En caso de haber observaciones, se les indica cuáles fueron y se les reprograma una nueva visita», agregó la funcionaria.

La fecha se eligió porque el 7 de septiembre vence el plazo del Plan de Vacunación 9/100, con el que se pretendió la inoculación de 9 millones de ciudadanos, explicó la coordinadora.

«Nosotros queremos tener la garantía de que los 9 millones están vacunados. Con eso, se reduce el riesgo de contagio», advirtió. (GCA)

Los propietarios se alistan

Martha Guerrero, presidenta de la Asociación de Discotecas, Bares y Karaokes de Quito, está convencida que los establecimientos que desean volver a abrir, cumplirán con las normas de rigor.

En la capital ecuatoriana hay alrededor de 6.000 negocios dedicados a la venta de licor, karaoke y diversión nocturna. La Asociación está conformada por alrededor de 300 miembros.

La representante aplaudió la iniciativa, ya que las restricciones por la pandemia han causado pérdidas económicas de alrededor de $700 millones.

«No solo por la ausencia de clientes, sino también porque el cierre afectó otras estructuras, como es el sector turístico», dijo.

Carmen Alarcón, coordinadora de Calidad de la Secretaría de Salud, añadió otra razón por la cual se pretende reabrir estos comercios: «La ciudadanía necesita distracción».

Y aseguró que estudios efectuados en países como España, Perú y México, evidenciaron que el esparcimiento y la distracción ayudan a disminuir los niveles de estrés en las personas.

«Eso hemos considerado para que la población de Quito pueda disminuir su nivel de estrés», dijo.

El carné de vacunación será un requisito

Desde la Asociación de Discotecas, Bares y Karaokes de Quito se reconoció que desde el año anterior trabajan por implementar protocolos de bioseguridad.

Por ejemplo, en un bar karaoke llamado ‘La Escapadita’ (ubicado en la calle J, en Solanda, al sur de Quito), el aforo era de 50 personas, pero ahora solo ingresarán 15 clientes.

Otra de las medidas que se aplicará será uso obligatorio de mascarilla y distancia social.

Pero para el ingreso, se advierte que el cliente deberá presentar cédula de identidad y certificado de vacunación.

Desde el Municipio de Quito se advirtió que ese requisito es fundamental, agregando que es necesario ir de la mano con las políticas del Estado para erradicar la pandemia.

«Debemos ayudar a alcanzar la inmunidad de rebaño, que es la política de Estado si queremos colaborar. Todas debemos vacunarnos», expresó Carmen Alarcón, coordinadora de Calidad de la Secretaría de Salud.

Óscar Rosero, propietario del ‘Bar Corner’, ubicado en el sector de La Mariscal (norte de la ciudad), reconoció que es responsabilidad compartida exigir a los clientes el documento y ellos lo presentan.

Intendencia, con la mira en los protocolos de bioseguridad

Además de Salud, en este plan participan las secretarías municipales de Coordinación Territorial y Participación, Seguridad y Gobernabilidad, Desarrollo Productivo y Competitividad. También, la Agencia Metropolitana de Control, la Empresa Pública de Quito Turismo y la Intendencia de Pichincha.

Esta última entidad se caracterizó por detectar y suspender eventos masivos, públicos y privados, dentro y fuera de la ciudad.

Washington Casamen, intendente general de Pichincha, añadió que se persigue el cumplimiento del Acuerdo Ministerial 0069, sobre el control de centros de diversión.

Por ello, instó a la ciudadanía a respetar las normas de seguridad, que son un eje para la reactivación económica.

Han pasado 18 meses desde que se ordenó el cierre de estos sitios de diversión, como medida de seguridad para prevenir contagios de Covid-19.

¿Cuáles son los requisitos que deben cumplir los bares para reabrir?

  1. Contar con puntos de ventilación de aire, de entrada y salida.
  2. En cada mesa, no más de cuatro personas.
  3. Las mesas deben tener una distancia de un metro y medio.
  4. Las bebidas se sirven en vasos biodegradables.
  5. Al ingreso, los clientes deben presentar su carné de vacunación.
  6. También se les debe tomar la temperatura.
  7. Contar con al menos cuatro puntos de dispensador de alcohol en gel.
  8. Desinfección frecuente de servicios higiénicos, de las mesas y pisos.

FUENTE: LA HORA ECUADOR