¿Sabe si el transporte escolar en el que viaja su hijo respeta las normas de tránsito y los límites de velocidad? Los transportistas aseguran que sí, pero las cifras de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) apuntan a que no.

Un choque lateral entre una buseta escolar y un bus de transporte urbano en Carapungo, en el norte de Quito, ocurrido el viernes 29 de abril de 2022, dejó cuatro personas heridas y muchas preguntas sobre el control a estas unidades.

Un mes antes, el 21 de marzo, dos niños y un adulto fueron afectados tras un siniestro en el que una furgoneta escolar se impactó contra una vivienda, en Calderón. En esa ocasión, las lesiones no fueron de gravedad. 

El 11 de mayo, otra buseta escolar se impactó contra un poste en el sector de la Armenia, en el suroriente de la ciudad, lo que provocó un corte de luz de cerca de tres horas.

Estos hechos se suman a los 20 siniestros de tránsito, en los que han estado involucrados transportes escolares en Quito, en lo que va del 2022, según información de la AMT.

Estos accidentes han dejado un total de 24 personas heridas, de las cuales ocho son estudiantes.

Visiones distintas

Oswaldo Guamán, presidente de la Federación de Transporte Escolar e Institucional del Ecuador, señala que los buses escolares cumplen con la Revisión Técnica Vehicular (RCV). Aunque acepta que han existido accidentes “sin graves consecuencias”. Para el dirigente las causas de los siniestros se han debido “al mal estado de la vía y a eventos de lluvias”.

Esto contrasta con la información de la AMT, que señala que la principal causa de los siniestros tiene que ver con el exceso de velocidad y el irrespeto a las señales reglamentarias, como la luz roja del semáforo.

 ¿Quién evalúa a los choferes?

Si bien, hay sanciones dependiendo de la gravedad del accidente de tránsito; cuando se trata de transporte que lleva a estudiantes ¿quién determina su calidad de manejo?

Desde el Ministerio de Educación se ha señalado que no tienen injerencia.

Para Martha Zambrano, madre de familia, las autoridades no pueden dejar que entre transportistas e instituciones escolares “se entiendan”. Su hijo, de 9 años, estuvo durante un accidente de tránsito en el que no hubo heridos. Pero al consultar quién evalúa a los choferes “entre la escuela y la cooperativa se lanzaron la pelotita, por eso creo que el Ministerio de Educación no debería hacerse a un lado de este tema”.

LA HORA realizó un recorrido, en el que se visualizó a choferes de buses escolares rebasando en curva o conversando por teléfono mientras conducían.

“Puedo decirle que la responsabilidad es conjunta de los centros educativos, de las operadoras de transporte y la responsabilidad directa del transportista que hace esa actividad”, señala Guamán, quien destaca que ningún contrato entre escuelas y transportes escolares ha sido finalizado por siniestros de tránsito o negligencia al manejar.

El dirigente agrega que periódicamente se capacita al personal sobre las normas de tránsito, así como el Código de la Niñez.

 Trabajo con el Ministerio

Guamán ha indicado que mantienen mesas de trabajo con el Ministerio de Educación, porque es necesaria una reforma, inclusive a la malla curricular. Acepta que las lesiones (no graves) que han sufrido los pasajeros de buses escolares responden a no usar el cinturón de seguridad, pese a que los transportes los tienen.

“Para el chofer es delicado vigilar eso o ponerle el cinturón a un niño, porque puede haber una mala interpretación. Por eso, es necesario que se den clases de educación vial a los estudiantes”, señala.

Las mesas de trabajo se han intensificado tras las denuncia de violencia sexual en una unidad de transporte escolar de Quito. Guamán dice que se requiere un cambio en la norma escolar. En conversación con medios de comunicación, Andrés Chiriboga, viceministro de Gestión Educativa, indicó que los prospectos de los transportistas se elegían estableciendo un perfil psicológico.

El funcionario señaló que el proceso de los transportistas está siendo reformado. Agregó que para eso, primero  deberán reformar la normativa que no contempla que el acompañamiento para estudiantes de niveles superiores. 

Causas comunes

Siniestros de tránsito

1.Conducir el vehículo superando los límites máximos de velocidad.

2.Irrespetar las señales reglamentarias de tránsito. (Pare, ceda el paso, luz roja del semáforo, etc.)

3.Conducir bajo la influencia de alcohol, sustancias estupefacientes o psicotrópicas y/o medicamentos.

4.No mantener la distancia prudencial con respecto al vehículo que le antecede

5.No guardar la distancia lateral mínima de seguridad entre vehículos

6.Condiciones ambientales y/o atmosféricas (niebla, neblina, granizo, lluvia)

Fuente: AMT

Siniestros de tránsito

Busetas escolares

2019: 64 accidentes, seis estudiantes heridos

2020: 38 accidentes, cinco estudiantes heridos

2021: 31 accidente, un estudiante herido

En lo que va de 2022: 20 accidentes, ocho estudiantes heridos.

Fuente: AMT

Según el Sistema Centralizado de Vehículos Público -Comercial de la AMT, existen 6.530 unidades con Registros Municipales de Transporte Escolar e Institucional.

FUENTE: LA HORA ECUADOR