Ecuador es el segundo país de Latinoamérica y el Caribe con mayor índice de Desnutrición Crónica Infantil (DCI). Según datos de UNICEF Ecuador, la DCI afecta al 27,2 % de niños menores de 2 años y al 39 % de niños indígenas.

Un infante con desnutrición crónica puede tener problemas de aprendizaje en la edad escolar, un déficit en su desarrollo físico y cognitivo y además podría contraer enfermedades no transmisibles como hipertensión o diabetes.

Se estima que, en el país, los costos de la malnutrición representan un 4,3 % del Producto Interno Bruto (PIB), lo que afecta a la productividad y a los costos de salud, educación y cuidado.

‘Más Leche Ecuador’ es una campaña que se preocupa por el bienestar nutricional y físico de la población ecuatoriana, sin descuidar aspectos como las buenas prácticas de producción enfocadas a la sostenibilidad. Su misión es promover una correcta alimentación, a través del consumo de lácteos destacando sus beneficios nutricionales y reflejando los procesos de producción de manera transparente.

La leche es un alimento imprescindible para mantener una dieta equilibrada, nutritiva y sana, por ello el primero de junio se celebra el Día Mundial de la Leche con el propósito de incentivar al consumo de este alimento que aporta nutrientes esenciales para el desarrollo humano.

Este día coincide con el Día del Niño, ligando así la relevancia de tener una buena alimentación en todas las etapas de la vida, pero primordialmente en la primera infancia.

La educación nutricional consiste en un tipo de enseñanza orientada a la acción, con la finalidad de adquirir conductas positivas en relación con la buena alimentación, adoptar correctos hábitos nutricionales que perduren a lo largo del tiempo y favorezcan a un mejor estilo de vida.

Es importante que exista una sinergia entre sectores tanto públicos como privados, para promover y fomentar una buena educación nutricional en la población y así erradicar la desnutrición, que sin lugar a duda afecta al desarrollo económico, social y cultural del país.

La desnutrición infantil deja una huella para toda la vida, ya que hay adultos de baja estatura que tienen menores logros lucrativos e ingresos económicos. Esta situación implica también que se pueden contraer enfermedades crónicas no transmisibles en el futuro, además de que un deficiente patrón de crecimiento es expresión de que las potencialidades se limitan.

Esas capacidades disminuidas no permiten aprovechar oportunidades económicas ni generar mayores ingresos para él y su familia. Sin embargo, la desnutrición infantil es generadora de la única debilidad mental que es posible prevenir y revertir: priorizar la prevención de la desnutrición con los programas nacionales de salud, educación y agenda económica es la inversión más rentable.

Se estima que por cada dólar invertido en nutrición durante los primeros mil días de una persona, se obtienen 30 dólares en beneficio relacionados con salud y educación.

El Centro de la Industria Láctea (CIL) organizó una rueda de prensa que se llevó a cabo el primero de junio del presente año a las 10h00, mediante enlace virtual, espacio en el que se habló sobre el “Impacto de la buena nutrición en el desarrollo del país y su importancia durante la primera infancia”.

El CIL es una organización sin fines de lucro comprometida en promover el desarrollo e integración de todos los actores que forman parte de la cadena láctea, y mediante su campaña Más Leche Ecuador promueve la correcta alimentación en la ciudadanía ecuatoriana a través del consumo de leche, ya que se ha caracterizado como un alimento básico, completo y

equilibrado. Además, mantiene su compromiso de trabajo con actores públicos y privados para articular acciones para prevenir y reducir la Desnutrición Crónica Infantil.