No ha parado de llorar y de rezar desde que le avisaron que su mamá tenía que ser intubada, pues su salud se complicó luego de estar tres días hospitalizada por COVID-19. «Intentamos ser fuertes, pero no se puede. Saber que tienes a la persona que más amas luchando de cerca con la muerte es horrible, es una situación difícil por todo…, uno piensa que nunca le va a llegar y llega cuando menos lo esperas», cuenta Mónica, de 34 años.

Ella llevó a su mamá al hospital el lunes 25 porque la señora de 68 años no podía respirar y necesitaba oxígeno. Ahí la ingresaron y el jueves 28 le contaron que la opción era intubarla. Con su familia accedieron y han puesto todas sus esperanzas en Dios, agrega.

Como ella, hijos, nietos y familiares piden incluso en redes sociales que sus conocidos se unan en oración para que sus parientes contagiados de COVID-19 salgan recuperados de las unidades de cuidados intensivos (UCI), entre estos los mayores de 65 años, el grupo que más fallecidos registra en el país en esta pandemia.

En Ecuador, hasta las 10:30 del viernes 29 de enero iban 9.100 fallecidos del grupo de más de 65 años, entre confirmados por COVID-19 y probables. De estos, 366 murieron en lo que va de este 2021. Y el total de adultos mayores contagiados era de 31.964, según las cifras del Ministerio de Salud (MSP).

Y aunque no es el grupo etario que más contagios registra es el que tiene mayor mortalidad, seguido del rango de 50 a 64 años donde ya van 4.202 fallecidos y del rango de 20 a 49 años (el que más contagios lleva con 149.840 infectados) con 1.431 muertos en lo que va de la pandemia.

Entre las víctimas mortales también constan bebés, niños y adolescentes. Y solo entre lactantes de o a 11 meses se registraban 18 muertes por COVID-19, hasta el viernes 29, entre probables y confirmados. Y hay otros 51 fallecimientos en el rango de 1 a 19 años.

Para médicos e infectólogos la situación sigue siendo preocupante, ya que pacientes de todas las edades continúan llenando los hospitales por problemas derivados del COVID-19. Unos requieren hospitalización y otros una cama UCI. En algunas ciudades incluso hay lista de espera para un espacio en UCI y muchos son derivados a Guayaquil.

A esto le suman la nueva cepa o variante británica que circula en Ecuador (en Quito se han dado los últimos casos) y que aumenta el contagio y las otras que podrían llegar como la de Brasil y la de Sudáfrica.

«Esta nueva cepa que hay (la de Reino Unido), ya con un contagio comunitario, se adhiere mucho a las células y tiene mucha más carga viral que la anterior a nivel de nariz y garganta. Tiene hasta 1.000 veces más carga, entonces, puede contagiar a más personas, a 4 y 5 a la vez», dice Alberto Campodónico, internista e intensivista de la clínica Kennedy y coordinador científico del centro Mediblue.null

Él explica que al tener más carga viral y al replicarse más rápido, baja con mayor velocidad a los pulmones y todos los parámetros inflamatorios de COVID-19 se suben rápidamente, como ha visto desde diciembre último. Por eso los pacientes con enfermedades previas, como diabetes, hipertensión, inmunodeprimidos, personas con cáncer, VIH y otros, deben tener mayor cuidado, sostiene.

Pero no solo los adultos mayores llegan en estos días a los hospitales y consultas privadas, también están los grupos más jóvenes que han presentado complicaciones.

Parecía una gripecita, no le dio importancia y se dejó avanzar. Gracias a Dios se le hizo una prueba para descartar COVID-19 porque tenía también tos y le salió positivo… Cuando el doctor la vio ya tenía neumonía y hubo que hospitalizarla», cuenta Manuel sobre el caso de su hermana de 28 años. La joven todavía se recuperaba en una clínica privada, donde los gastos, hasta el viernes, superaban los $ 8.000 por los días de hospitalización, agrega.

El intensivista clínico Telmo Fernández, coordinador del área COVID-19 del hospital Luis Vernaza, cuestiona también la actitud de quienes creen que afuera no pasa nada, no se cuidan, y exponen al contagio a sus familiares, sobre todo a los adultos mayores.

Menciona que los asintomáticos mueven la pandemia porque andan por la calle sin saber que tienen el virus y lo van regando. Cuenta que desde marzo pasado, el personal de primera línea no ha parado de trabajar, de luchar por salvar vidas a diario, las 24 horas. Y ahora, casi once meses después, muchos se sienten agotados y hasta frustrados cuando hay acciones ciudadanas que fomentan los contagios.

Trombosis, una de las complicaciones en UCI

Cada vez personas más jóvenes, de entre 30 y un poco más de 50 años, llegan a las UCI y a hospitalización. Y de estos, el grupo de 50 a 60 años tiene ya más mortalidad, dice el médico internista e intensivista Alberto Campodónico, quien ve que la mayoría ahora se complica por trombosis. Y estos casos han aumentado desde diciembre último.

«Hemos tenido pacientes que ya van a salir del tubo (intubados en UCI) y hacen, por ejemplo, infarto cerebral o trombosis cerebral, infarto renal… Tenemos pacientes jóvenes, con morbilidades, de 30, 35 y 40 años, que desarrollan tromboembolismo pulmonar, de un momento a otro cae la saturación, cae la presión y si tiene un Dímero-D elevado es tromboembolismo pulmonar, o hay casos que sin ningún motivo empieza usted a ahogarse, a tener disnea (dificultad para respirar)», sostiene Campodónico.

Él dice que también hay que estar alertas con esta complicación actual derivada por el COVID-19.

Cifras de COVID-19 por edades

Afuera del Hospital General Guasmo Sur esperan también los ataúdes para pacientes que fallecieron por COVID-19 en esta casa de salud del Estado. Foto:Ronald Cedeño

En tres grupos de la población ecuatoriana, que van desde los 20 años, se concentran más los casos de COVID-19 en Ecuador, así como los fallecimientos, según las cifras oficiales del MSP. Pero también hay cientos de casos en bebés, niños y adolescentes.

149.840 contagiados de 20 a 49 años. Es el grupo etario con más positivos del virus. Y hasta el 29 de enero iban 1.431 fallecidos.

50.135 contagiados de 50 a 64 años. Ocupa el segundo lugar. Y en esta población iban 4.202 fallecidos (confirmados y probables).

31.964 contagiados de más de 65 años. Ocupa el tercer lugar, pero el primero en mortalidad con 9.100 fallecidos hasta el viernes 29.

Detalles claves:

Uso de la mascarilla. Médicos insisten en la importancia de uso, ya que es una medida efectiva de prevención.

Distanciamiento e higiene. Respetar la distancia física, evitar aglomeraciones y el lavado de manos con agua y jabón o desinfección con alcohol son vitales. EL UNIVERSO