El cubeto 10 del relleno sanitario El Inga estará listo el próximo 8 de febrero, informaron en rueda de prensa, los gerentes generales de las Empresas Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) y de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs).

La construcción de este nuevo cubeto habilitará una mayor capacidad de recepción de desechos y, de esta manera, asegurará un medio ambiente sostenible, a través de la gestión integral y responsable de los residuos sólidos.

María Gabriela Dávila, gerenta de la Emgirs, explicó que la vida útil del relleno sanitario de El Inga está prevista hasta 2024 y recalcó que el mismo cuenta con espacio suficiente, independientemente de la puesta en marcha del cubeto 10. “Los habitantes de Quito no debemos tener ninguna preocupación por el espacio para disponer técnicamente los residuos sólidos que produce la capital.

La construcción del nuevo cubeto permitirá el tratamiento y disposición final de 511 520 toneladas métricas de desechos sólidos urbanos. La intervención de dos empresas públicas permite repotenciar y optimizar los recursos en beneficio de todos los ciudadanos.

Las autoridades municipales recalcaron que el relleno sanitario cuenta con licencia ambiental para su funcionamiento, con los respectivos planes de remediación, mitigación y manejo con la comunidad. “En 2024 haremos un cierre técnico del relleno sanitario que implica una revegetación y reparación integral”, añadió Dávila.

De su lado, el gerente general de la Epmmop indicó que el avance de la excavación del cubeto es del 95% y debido a las lluvias que han afectado a la ciudad hay una extensión de 25 días en el plazo de entrega. “Es importante que la ciudadanía conozca que un día de lluvias complica tres días la ejecución de un proyecto”, dijo.

Explicó que se han retirado 350 mil metros cúbicos de tierra y faltan 20 mil por terminar hasta este fin de semana, paralelamente se coloca la geomembrana, luego la malla geológica en la base y este jueves inicia la excavación de una parte de la piscina de lixiviados.

Rafael Carrasco indicó que todo está técnicamente coordinado, no hay multas, porque no hubo incumplimiento ya que no hay un contrato sino un convenio de cooperación interinstitucional.

El presupuesto referencial de la obra presentado por la Emgirs era de USD 2 millones 300 mil, sin embargo, la propuesta de la Epmmop fue de USD 1 millón 792 mil, y se espera incluso generar alguna reducción o descuento.

Los gerentes resaltaron que por primera vez dos empresas municipales trabajan de la mano, a través de este convenio, para salvaguardar los recursos públicos y asegurar la ejecución de esta obra tan importante. NOTICIAS QUITO