El Municipio de Quito, a través de la Secretaría de Inclusión Social, suscribió un convenio con la Junta Parroquial de Perucho con el objetivo de impulsar el funcionamiento de un Centro de Equidad y Justicia en esta parroquia rural del Distrito Metropolitano de Quito.

Con este convenio, la Junta Parroquial entrega en uso y ocupación gratuita a la Secretaría de Inclusión Social, el inmueble ubicado en el camino de La Ruta Escondida, junto al Centro de Salud, para el funcionamiento del Centro de Equidad y Justicia – CEJ- de la parroquia Perucho.

De acuerdo a los compromisos previstos en este instrumento legal, la Junta Parroquial de Perucho será la encargada de administrar este acuerdo. De tal manera, vigilará, supervisará y dará seguimiento al cumplimiento de este convenio.

La Secretaría de Inclusión Social gestionará el pago de los gastos administrativos y otros que se demanden como el mantenimiento y/o reparación del inmueble para conservarlo de manera adecuada.

El documento fue suscrito por el presidente de la Junta Parroquial de Perucho, Sergio Gómez Peñafiel y el secretario de Inclusión Social del Distrito Metropolitano de Quito, Fernando Sánchez Cobo. Tendrá una duración de dos años.

“A nombre de todos los habitantes de la parroquia rural de Perucho, gracias por este nuevo servicio a favor de la comunidad. El alcalde Santiago Guarderas nos ofreció atender a las comunidades rurales y está cumpliendo su palabra”, señaló el Presidente de la Junta Parroquial.

Fernando Sánchez recalcó que, además, se promoverán los servicios que ofrece la Unidad Patronato Municipal San José dirigidos a la atención a niñas, niños, adolescentes y personas adultas mayores.

De esta manera, se concreta el ofrecimiento del alcalde de Quito, de acercar los servicios municipales al sector rural para incorporar estas zonas al desarrollo del Distrito Metropolitano de Quito.

Los Centros de Equidad y Justicia (CEJ), del Municipio de Quito, se crearon con la finalidad de brindar atención gratuita, acompañamiento, asesoría legal, patrocinio, apoyo psicológico y protección integral a víctimas de violencia intrafamiliar, género, maltrato infantil y violencia sexual.

Su trabajo se fundamenta en la transversalización de enfoques de derechos humanos, género, generacional e interculturalidad, y su intervención prioriza la especialidad, interdisciplinariedad y trabajo en red, con criterios de territorialidad, escucha activa y no re victimización, destacando la calidad y calidez en la atención a la ciudadanía, con énfasis en niñas, niños, adolescentes y mujeres víctimas directas o indirectas de violencia intrafamiliar, de género, sexual y maltrato infantil.

Actualmente, en el Distrito Metropolitano de Quito funcionan seis CEJ ubicados en el sur, centro, norte y valles, con el objetivo de acercar la atención a la comunidad y facilitar el acceso a los servicios.

Estos espacios cuentan con un equipo de profesionales en las disciplinas: psicología, trabajo social y legal. Tienen toda la infraestructura y equipamiento indispensable para un trabajo eficiente a favor de la comunidad.