Los seis hornos destinados a la cremación de los cuerpos de las personas que han fallecido por Covid-19 en Quito están al tope de su capacidad.

Así lo ha confirmado al portal de noticias PRIMICIAS; el coordinador nacional de la Federación de Funerarias del Ecuador, Sebastián Barona.

El sector ha experimentado un incremento en la demanda de cremaciones, durante los primeros días de julio de 2020.

El Grupo La Paz, que cuenta con dos hornos, pasó de recibir 11 cuerpos a 30 en un solo día, como ocurrió el 4 de julio de 2020.

Este número es el más alto desde que la pandemia tomó fuerza en la ciudad, a mediados de mayo.

Este incremento se replica en otras tres funerarias, que suman cuatro hornos crematorios más, y que son parte del plan de contingencia que implementó el Municipio de Quito ante la llegada del Covid-19.

“Los hornos funcionan 24 horas al día sin descanso, lo que puede derivar en daños en los equipos y ocasionar, a su vez, disminución en la oferta” según Sebastián Barona.

El representante empresarial explica que la cremación de un cuerpo puede demorar hasta tres horas, por lo que el aumento de los fallecidos en Quito puede ocasionar un desbordamiento del sector.

La saturación de los servicios de los crematorios coincide con el incremento del levantamiento de cadáveres que ha realizado la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs) en las calles y domicilios de la capital.

La entidad informó que, el viernes 3 de julio de 2020, levantó nueve cuerpos a lo largo de la ciudad.

Ese es el pico más alto a raíz desde que la entidad se dedica a esta tarea.

En total, son 103 cadáveres que han sido retirados de viviendas, de calles y de asilos de ancianos.

En 27 casos hubo confirmación de que las personas murieron por Covid.19. Las otras 76 fallecieron con síntomas asociados al virus.

El 39% de cadáveres fue levantado en el sur, el 31% en el norte, el 14% en el centro, el 7% en el Valle de Los Chillos y el 8% en Tumbaco.

Se necesitan más hornos

Las funerarias que operan en Quito están a la espera de que el Municipio de Quito emita los permisos para que otros tres hornos puedan funcionar desde esta semana.