Al 8 de noviembre, la ocupación en hospitalización para tratar coronavirus en Quito era de un 49 %, y para camas en unidad de cuidados intensivos (UCI) de 74 %, sin personas a la espera de ambas especialidades.

Así lo informó la Secretaría de Salud del Municipio de Quito sobre la situación epidemiológica en la capital de la República en la semana del 1 al 8 de noviembre.

Desde la semana pasada, en el hospital Pablo Arturo Suárez del Ministerio de Salud Pública (MSP), que se ubica en el norte de Quito, han aumentado los ingresos de pacientes aquejados por coronavirus, lo que, para sus autoridades, no significa un repunte de contagios.

El miércoles pasado había once pacientes en el área de hospitalización con coronavirus y catorce personas en camas de unidades de cuidados intensivos (UCI).

Ese hospital fue asignado como de referencia para tratar la enfermedad; aunque, si el caso es de alta especialización, van al Eugenio Espejo, que está en el centro norte de la ciudad.

Según Jorge Peñaherrera, gerente del hospital Pablo Arturo Suárez, el porcentaje de pacientes es variable y han destinado 25 camas para hospitalización y 16 para UCI. Podrían ampliarse, si fuera necesario, hasta 109 en hospitalización de un total de 240, y 39 en UCI: 7 UCI no COVID y 32 para coronavirus.

Sostuvo que, desde la semana pasada, hubo un aumento de casos, sobre todo en UCI. Un descenso de casos se observó desde agosto.

“Estamos viendo las consecuencias de que la gente no se ha vacunado (…). No es solamente por el tema del relajamiento de la población, ya no se ponen la mascarilla…”, dijo.

Estimó que el 60 % de pacientes que están o estuvieron en UCI no se ha vacunado y el 40 % restante se ha colocado una primera dosis o está vacunado y no ha pasado el tiempo para que haga efecto el fármaco, es decir, de uno a tres meses.

Explicó que en cada hospital hay un área de triaje respiratorio, se identifica un caso y se lo remite al Pablo Arturo Suárez.

Esa casa de salud ha ido reabriendo sus servicios en otras áreas, aunque por un tema de aforo no es del 100 %. Antes atendían, por ejemplo, a 600 personas en consulta externa; ahora se atiende a 400 pacientes.

FUENTE: EL UNIVERSO