El viernes 18 de diciembre, la Secretaría de Ambiente junto con representantes del Ministerio de Ambiente y Agua, la Agencia Metropolitana de Control (AMC), el Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano (CACM) y agentes de la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional (UPMA) efectuaron un operativo de control a los mercados y zonas de comercialización de El Tejar, San Roque, Plataforma central Primero de Mayo y mercado San Francisco.

El objetivo de estas inspecciones es evitar el uso, tenencia y comercialización del musgo como elemento decorativo del tradicional pesebre navideño puesto que cumplen un papel fundamental en los ecosistemas y cumple la función de regulador hídrico, es decir, impide la erosión en época lluviosa y libera humedad en época seca.

Juan Carlos Avilés, secretario de Ambiente, acudió a estos establecimientos para verificar quienes están dando cumplimiento con lo que establece el Código Integral Penal (COIP).

La normativa señala en su artículo 247, que “los daños y afectaciones contra la flora y fauna silvestre, constituye un delito castigado con una pena de entre uno y tres años de prisión”.

En el lugar se levantaron algunos procesos de sanción administrativas como lo dice la ley.

Estas intervenciones no solo buscan sancionar a los infractores sino, también, generar conciencia en la ciudadanía de que todos somos responsables y debemos hacer nuestra parte para evitar que nuestro ecosistema tenga altas afectaciones ocasionados por la actividad humana. NOTICIAS QUITO