Las farmacias son establecimientos autorizados para la dispensación y expendio de medicamentos de uso y consumo humano; para ello, la Ley Orgánica de Salud menciona que para su venta, los medicamentos deben estar debidamente identificados y etiquetados, sin alteraciones ni enmiendas; contener en sus etiquetas el número de registro sanitario nacional, el precio de venta al público y la fecha de expiración; no estar caducados, no ser falsificados o adulterados, entre otros.

En caso de que en los controles permanentes realizados por el equipo técnico de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) se encuentren incumplimientos a lo señalado por la normativa sanitaria, el área de gestión jurídica de cada Coordinación Zonal ejecuta procedimientos sanitarios especiales y le dan seguimiento correspondiente.

Esta acción se cumple como parte de las competencias de Arcsa, que es el ente responsable para conocer, tramitar y resolver, por medio de sus autoridades, las infracciones a la Ley Orgánica de Salud relacionados a la vigilancia y control sanitario.

La coordinadora zonal 9 de Arcsa, Raquel Jaramillo, informa que “en Quito, en lo que va del año, se han abierto 53 procedimientos basados en informes técnicos, denuncias u oficios que atañen a incumplimientos referentes a controles de calidad, inocuidad y seguridad de los productos de uso y consumo humano, así como la verificación del cumplimiento de los requisitos técnicos y sanitarios en los establecimientos dedicados a la producción, almacenamiento, distribución, comercialización, importación y exportación de los medicamentos, productos naturales, productos higiénicos, cosméticos, establecimientos de alimentos, entre otros”.

La Ley Orgánica de Salud establece sanciones determinadas como suspensión o cancelación de registro sanitario, certificado de buenas prácticas, multa, clausura parcial, temporal o definitiva del establecimiento y decomiso, siempre que se comprueba que el producto o su fabricante no cumple con los requisitos y condiciones establecidos en la ley o cuando pudiere provocar perjuicio a la salud.

Arcsa, en su afán de que todos los establecimientos cumplan con la normativa sanitaria ejecuta de manera permanente procesos de capacitación gratuita para socializar lo que establece la Ley y evitar sanciones futuras.