Parecía lejano y hasta impensable. Un concierto de música regional mexicana dio el banderazo, la noche del viernes, al inicio de una serie de actos masivos que se planifican en Quito durante el año. El objetivo es reactivar a la ciudad ubicándola en el radar de espectáculos, convenciones y encuentros culturales.

El de Bronco fue el primer evento de este tipo en dos años por lo que aún se sintió la timidez en los capitalinos. No será el último. Desde Quito Turismo se informó que hay no menos de 20 eventos internacionales que acogerá la capital, para todos los gustos.

Aparecen exponentes del reguetón como el puertorriqueño Bad Bunny que vendió las entradas disponibles en cuestión de horas, registrando largas colas incluso en Guayaquil para el concierto del 16 de noviembre en Quito.

Esto es “esperanzador” para la ciudad dijo a EXPRESO la concejala Luz Elena Coloma que es parte de la Comisión de Turismo y Fiestas del Cabildo. “Soy una convencida de que este tipo de eventos atraen turistas nacionales y extranjeros. Ya tuvimos esa experiencia cuando trajimos a Metallica y Paul McCartney”, señaló.

El próximo 13 de marzo es el turno del baladista español Raphael que cantará acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador y una semana después estará en el coliseo Rumiñahui el cantautor José Luis Perales. Para ambos eventos se han impuesto medidas de bioseguridad para los asistentes.

Al músico Diego Miño, integrante del grupo Tomback, también le hace ilusión esta reactivación que vive la ciudad con espectáculos con presencia de público, no solo por los artistas sino también por lo que llama “la raza que no se ve” que son los sonidistas, iluminadores que han pasado dos años sin trabajar en el área.

Miño espera, sin embargo, que las bandas y artistas nacionales también sean incluidos y tomados en cuenta por los empresarios, porque por ahora la reactivación se anuncia con artistas internacionales.

Coloma adelantó a este Diario que en junio o julio, con el verano, la ciudad podría contar con un festival internacional de música impulsado por capitales privados. El proyecto ya fue presentado a la Alcaldía y está en análisis la factibilidad de realizarlo.

Esto atado a las celebraciones del Bicentenario de la Batalla de Pichincha en donde se ha planificado una amplia agenda conmemorativa que incluye conciertos, representaciones teatrales, entre otros.

Entre el 31 de marzo y el 14 de abril volverá el Festival de Música Sacra en su vigésima edición con 24 actividades entre las que se incluye la proyección del Réquiem de Mozart, interpretado por la Filarmónica de Berlín.

En agosto, Mes de las Artes, la iluminación de templos y sitios emblemáticos del Centro Histórico de la capital, actividad que antes de la pandemia atraía a miles de personas.

  • Situación. El COE Nacional autorizó un aforo del 75% en espacios abiertos en localidades en semáforo amarillo como Quito

Congresos a la par de los conciertos

La ciudad también apunta a otro rubro que atrae a un tipo distinto de visitante: los congresos y convenciones.

Para este año ya se han confirmado, al menos, 20 eventos académicos, deportivos y profesionales nacionales e internacionales. El reto es demostrar que la capital cuenta con servicios de conectividad, hospitalidad y seguridad.

En lista están el primer Congreso en Medicina Antienvejecimiento, Longevidad y Nutrición o Conferencia Regional para América Latina y el Caribe de la FAO.La frase

La idea es que estas actividades motiven a otras localidades a generar mecanismo de reactivación Luz Elena Coloma concejala de Quito

FUENTE: EXPRESO