Un tribunal de la Corte Nacional de Justicia condenó a un año de cárcel a la exvicepresidenta de Ecuador, María Alejandra Vicuña, sancionada también con el pago de 173.180 dólares y el decomiso de un inmueble en la costera ciudad de Guayaquil.

Tras considerarla «autora de concusión», delito que cometen los servidores públicos al exigir dinero a otros abusando de su cargo, informó este jueves (30.01,2020) la fiscalía.

Vicuña defendió su inocencia al salir de la audiencia y anticipó que apelará la sentencia de primera instancia, sin precisar cuándo.  «He estado aquí enfrentando esta situación con toda la altura como la gente honesta y decente lo puede hacer», dijo a la prensa.

«Soy inocente, así lo seguiremos demostrando y por supuesto utilizaremos todos los mecanismos que constan en la ley» para apelar la decisión del tribunal, alegó.

Vicuña fue elegida vicepresidenta por el Legislativo en enero de 2018 ante la ausencia en el cargo del titular, Jorge Glas, condenado a seis años de cárcel por recibir sobornos por 13,5 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht.

La indagación en contra de la funcionaria se inició en 2018, cuando el abogado Ángel Sagbay, exasesor de Vicuña, denunció que entre 2012 y 2013 hizo depósitos mensuales por unos 23.000 dólares en una cuenta bancaria de la entonces asambleísta.

En medio de la investigación, Vicuña renunció al cargo y fue reemplazada por Otto Sonnenholzner, un economista y empresario de ascendencia alemana.