Los hermanos Michel y Abdalá Bucaram Pulley, así como la expresentadora de televisión Gabriela Pazmiño Pino, podrían enfrentar a la justicia ecuatoriana desde Estados Unidos, de manera virtual.

Este sábado 13 de junio se conoció que desde la Unidad Judicial de Garantías Penales con Competencia en Delitos Flagrantes del Guayas se emitieron órdenes de captura, con fines investigativos, contra las tres personas antes mencionadas.

La Fiscalía presume que existe una asociación que estaría cometiendo varios delitos relacionados con actos de corrupción en los hospitales del Instituto de Seguridad Social (IESS), en Guayaquil, y sospechan de los hermanos Bucaram y de Pazmiño.

Aunque existen las solicitudes de aprehensión, las detenciones no se pueden ejecutar porque los tres están en Estados Unidos, pero según el penalista Julio César Cueva, el proceso judicial puede continuar si se recepta las versiones a través de videoconferencia.

«Si la Fiscalía lo que quiere es tomar una versión y teme que el señor se vaya a un tercer país, Ecuador puede pedir a la Interpol una alerta azul, que es una localización para fines de investigación», agregó el jurista.

Todas las acusaciones giran por la relación que los Bucaram tienen con Daniel Salcedo Bonilla, quien está internado en un hospital tras sufrir un accidente aéreo mientras intentaba huir de Ecuador.

Sobre él pesa además una orden de prisión preventiva por presunto peculado, tras estar vinculado en las presuntas compras de insumos médicos con sobreprecio que los hospitales del IESS habrían realizado.

La semana pasada Dalo Bucaram confirmó que él y su familia estaban alojados en una lujosa propiedad de Salcedo en Miami, valorada por más de medio millón de dólares.

Por este hecho, se conoció que existiría la posibilidad de que Estados Unidos haya revocado las visas de los sospechosos, una medida que el país norteamericano puede tomar contra las personas investigadas por corrupción, de acuerdo al abogado especializado en Derecho Internacional, Carlos Estarellas.

Al no tener visa, EE.UU. podría deportar a los Bucaram, sin embargo, Dalo habría empezado a tramitar una solicitud de asilo.

«Al señor Bucaram le tocaría probar que exite una persecusión política del parte del Gobierno de Ecuador y éste responder a esa afirmación», indicó Estarellas. ECUAVISA