Tras haber escuchado los argumentos y pedidos de los sujetos procesales, el Tribunal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) suspendió la audiencia de apelación a la sentencia dictada en primera instancia en contra de María Alejandra Vicuña, exvicepresidenta de la República. 

En la diligencia, el fiscal general del Estado subrogante, Wilson Toainga, solicitó que se aplique el máximo de la pena por el delito de concusión.

En primera instancia, la ex Vicepresidenta de la República fue declarada culpable del delito de concusión, acogiendo el pedido de la Fiscalía General del Estado.

Sin embargo, el Tribunal de juicio consideró atenuantes a la pena, imponiéndole un año de pena privativa de libertad.
En la audiencia de juicio, Fiscalía probó que María Alejandra Vicuña recibió transferencias bancarias de sus tres asesores en su cuenta personal.

Estos aportes mensuales solicitados a sus excolaboradores, habrían sido para el financiamiento del movimiento Alianza Bolivariana Alfarista (ABA).

Según Fiscalía, con esta actuación, la procesada vulneró el bien jurídico protegido de la eficiente administración pública, siendo el Estado ecuatoriano la víctima directa, causando conmoción social, debiendo considerarse como agravante «el haber delinquido en el lugar donde ejercía sus funciones, es decir, la Asamblea Nacional»; por lo tanto, debería ser aplicada la máxima pena para este delito.

El pedido de imponer la máxima estipulada por la normativa actual (cuatro años) fue secundado por la Procuraduría General del Estado, en su calidad de acusadora particular.

Por su parte, la defensa de la procesada solicitó al Tribunal de apelación que se revoque la sentencia emitida en primera instancia y que se ratifique su estado de inocencia.

El Tribunal suspendió la audiencia para analizar lo expuesto durante la diligencia y emitir una resolución debidamente motivada. 

El Juez ponente, David Jacho, señaló que informará oportunamente la fecha y hora para dar a conocer su resolución. VISTAZO