Con la contribución de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente (AGSO), el Gobierno lanzó la primera acción del nuevo programa “Ecuador sin hambre”, con la distribución de un millón de vasos de leche a 12.520 niños y niñas de más de dos años, que se encuentran en los diez y nueve cantones más pobres del país, en los primeros cien días de gobierno.

Desde el Centro de Desarrollo Infantil Inraki, en Guayllabamba, la titular del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), Mae Montaño, dijo que son 10.000 productores de leche de la Asociación y que, seguramente, este millón de vasos será una primera etapa.

“El Gobierno del Encuentro junto a la empresa privada, el sector productivo, las organizaciones comunitarias, las madres y padres de familia, unidos, en un solo puño, podamos continuar en esta gran tarea de conseguir un Ecuador sin hambre. Hacemos un llamado para que nuevos pasajeros se sumen a este Ecuador del Encuentro”, agregó Montaño.

En tanto, el presidente Guillermo Lasso dijo que un niño que no recibe una nutrición adecuada tendrá problemas de salud, aprendizaje, crecimiento y desarrollo integral, físico y mental.

Que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), si no mejoran esta situación Ecuador tendría después de 20 años una población con graves problemas de salud. La Unicef también registra que la malnutrición en Ecuador representa el 4,3 % del PIB, alrededor de $ 4.000 millones en costos.

“Es urgente enfrentar la desnutrición infantil, una materia reprobada por todos los gobiernos del Ecuador, a través de los años, es una deuda social que podría empeñar el futuro del país si no hacemos los correctivos de inmediato. Es una responsabilidad de todos que los niños y niñas estén bien alimentados y bien nutridos”, añadió el mandatario.

Juan Pablo Grijalba gerente general de la Asociación de Ganaderos de la Sierra (AGSO), expresó que están convencidos de que los problemas de hambre y desnutrición en el país se podrán resolver con la unión del sector público y del sector privado.

“Siendo la leche uno de los alimentos más completos (…), es una obligación moral para nosotros dar un paso al frente y cumplir con el propósito de la Asociación, alimentar al Ecuador y a sus niños (…) Hoy el sector lechero ecuatoriano entrega al MIES el equivalente a un millón de vasos de leche como inicio de la gran campaña Ecuador sin hambre, pero sobre todo, con el afán de generar una consciencia nacional sobre la solidaridad que debemos tener todos los ecuatorianos”, dijo Grijalba.

Aparte de la donación de la leche, la AGSO también se encargará de la distribución de la leche.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), Ecuador es el segundo país de América Latina con mayor prevalencia de desnutrición crónica infantil (DCI) y la tasa de DCI en niños menores de 2 años es de 27,2 % (Ensanut 2018), casi 3 de cada 10 niños, contra 24,8 % en 2014 (Ensanut 2014).

Además, la población indígena es la más afectada, con una tasa de DCI de 38,83 %, 4 de cada 10 niños. La DCI está presente en todos los quintiles económicos, aunque su prevalencia esté más alta en el quintil más pobre. Ecuador no ha podido reducir la DCI en niños menores de 2 años, durante los últimos quince años. EL UNIVERSO