La iglesia católica ecuatoriana recomendó a los sacerdotes adoptar medidas de prevención ante la propagación del coronavirus en el mundo.

«Ante esta alerta mundial, la Iglesia también propone y recomienda, al menos hasta que la emergencia actual haya sido controlada, adoptar medidas para las celebraciones litúrgicas y los encuentros pastorales», dijo la Conferencia Episcopal Ecuatoriana en un comunicado de prensa.

El comunicado añadió que las parroquias, iglesias conventuales y centros pastorales durante las liturgias están invitados a distribución el sacramento de la Eucaristía.

Si ven pertinente; en la mano; cambiar el agua bendita con frecuencia; instalar medidas higiénicas en los confesionarios; y evitar dar la mano durante el rezo del Padre Nuestro o el intercambio de la paz.

El comunicado también instó a los sacerdotes a coordinar, al final de las celebraciones, junto con los Centros de Salud más cercanos a sus parroquias y sus fieles, la difusión de medidas preventivas y acciones encaminadas a la protección y bienestar de todos.

En Ecuador hasta el momento no se reportaron personas contagiadas y tampoco hay casos sospechosos.

Hasta el 27 de febrero, más de 82.000 personas contrajeron el nuevo coronavirus en todo el mundo, de las cuales unas 2.800 murieron y más de 33.000 se recuperaron.