A las 06:56 de la mañana del 31 de enero de 2022, el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) anunció que ese día habría lluvias “muy altas”, que podrían causar inundaciones en 14 provincias del país. 12 horas más tarde ocurrió el aluvión que ha dejado 25 muertos en Quito. Pichincha es una de las provincias mencionadas en el boletín del pronóstico del tiempo.

El experto en gestión de Riesgos y Operaciones, Claudio Pérez, dice que este es un primer indicador de la falta de un plan de acción. “¿Qué plan de prevención ante inundaciones activó ese día Quito? Ninguno”, se responde y cuestiona.

“Si hubiese un plan, en las zonas de alto riesgo se debía evaluar a cuántas personas evacuar o enviar mensajes básicos. Por ejemplo, decirle a la gente que ante inundaciones no salga, no intente ir a contracorriente con el auto. Son cosas que la gente no sabe”, agrega.

Pero Pichincha no es la única provincia afectada por las lluvias y tampoco la única sin un plan de prevención. En Quito el aluvión que enlutó a la ciudad se dio – según autoridades del Municipio– por las fuertes lluvias; aunque expertos detallan que el evento acarrea una serie de acciones y omisiones.

 Guayas

El miércoles 26 de enero de 2022, el cantón Durán registró 116 milímetros de lluvias, aunque estaba previsto un máximo de 80 milímetros por día en la provincia del  Guayas.

Las precipitaciones dejaron inundaciones en Guayaquil y Durán. Los daños de viviendas afectadas se reportaron en seis cantones. Solo en Daule hay 200 familias damnificadas.

Los testimonios de los ciudadanos coinciden en que es un problema que se repite cada año.

Cotopaxi

Las lluvias del 27 de enero de 2022 se llevaron un tramo de la vía E35 Pujilí-La Maná, en el sector El Edén.

En enero se acumularon 125 mililitros de agua en la provincia. Lo que provocó que el río Pilaló se desbordara. En la misma provincia, el río Quindigua inundó la parroquia Pucayacu, donde una centena de familias fueron evacuadas.

Las lluvias ocasionaron inundaciones en los cantones de Pujilí, Pangua y Sigchos, donde la gente quedó incomunicada debido a deslaves.

Cañar

En Cañar, el 29 de enero de 2022, hubo precipitaciones intensas en La Troncal. El río Bulu Bulu se desbordó y aunque no se reportaron víctimas, hay infraestructuras, como casas y puentes, afectados.
Los Ríos

En Quevedo hay preocupación de que el río se desborde, pues el nivel alcanzó una altura de un metro.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Cantonal y Gestión de Riesgos se activó ante las posibles afectaciones que puedan presentarse y declaró la alerta naranja.

En el sector Cruz María de la parroquia San Camilo, los habitantes fueron evacuados.

¿Qué causa que existan fuertes lluvias?

Entre octubre y diciembre de 2021, en las costas del Pacífico hubo un enfriamiento de la temperatura. Mientras que en enero de 2022, las aguas frente a las costas de Ecuador estuvieron más cálidas por los vientos que llegaron del norte. “Ese calentamiento y la humedad generaron las lluvias fuertes de los últimos días, pese a que se esperaba un periodo de sequía, según las primeras previsiones”, explicó Bolívar Erazo, director ejecutivo del Inamhi.

El instituto señala que hasta el 3 de febrero se esperan lluvias de alta intensidad y tormentas eléctricas en el interior del Litoral. “Es posible que aumenten los caudales de los ríos e incluso exista desbordamientos de los mismos en las zonas afectadas”, se muestra en un el boletín emitido por el Inamhi.

Mientras que para la sierra, con énfasis en Quito, se pronostican bajas temperaturas, pero no lluvias

FUENTE: LA HORA ECUADOR