La mañana de este domingo 15 de mayo, el ministro de Gobierno Gabriel Martínez posteó en su cuenta de Twitter: «Ante esta situación la Policía tiene instrucciones de actuar de acuerdo a la Ley. Los involucrados serán trasladados a la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía, donde responderán por estos hechos»

Se refería a un video que circuló por redes sociales, en donde se puede ver a un hombre en aparente estado etílico, forcejeando con una mujer en un ascensor: trataba de sacarla del mismo, pero al no lograrlo, un tercero interviene.

Según las imágenes que no tienen audio de los involucrados, discuten las tres personas, acompañadas de quien sería del guardia del edificio. Minutos después, la discusión sube de tono y los dos hombres se golpean.

Los personajes en cuestión eran el defensor del Pueblo, Freddy Carrión, quien forcejea con la mujer, el exministro de salud Mauro Falconí y su esposa.

Así lo confirmó minutos más tarde el ministro Martínez en su cuenta de Twitter al poner: «Al Defensor del Pueblo se le realizan exámenes toxicológicos en una casa de salud con vigilancia de la Policía. Y, en el departamento del señor Falconí está Fiscalía realizando los procesos respectivos. Se actúa dentro del procedimiento legal. Aquí NO hay privilegios.

Las primeras reacciones políticas no se hicieron esperar. El asambleísta Esteban Torres, del Partido Social Cristiano, tuiteó en su cuenta personal: «Al Defensor del Pueblo se le tiene que iniciar ya un proceso de censura y destitución. Inmediatamente».

Fernando Villavicencio, asambleísta por Alianza Honestidad también se pronunció: «URGENTE| Grave hecho de violencia involucra a Defensor del Pueblo Freddy Carrión, a exministro de Salud Mauro Falconí, y a una mujer que fue agredida violentamente. Señor Ministro de Gobierno, por qué se dispuso la libertad de los involucrados? Asumo investigación en la Asamblea».