El dirigente del taxismo, Jorge Calderón, recuperó su libertad por decisión de un Tribunal Provincial de Pichincha que levantó la orden de prisión preventiva y en su lugar dictó medidas alternativas.

Calderón fue detenido en Quito el viernes 4 de octubre por el delito de paralización del servicio público tras la eliminación del subsidio a los combustibles.

Calderón deberá presentarse una vez por semana ante un juez, mientras se desarrolla el proceso legal. Además, tiene prohibición de salida del país.

El artículo 346 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece que:

  • “la persona que impida, entorpezca o paralice la normal prestación de un servicio público o se resista violentamente al restablecimiento del mismo o se tome por fuerza un edificio o instalación pública, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”.