Se saltó la disposición presidencial. El ministro del Interior, Juan Zapata, acudió este 9 de noviembre de 2022 a la Asamblea Nacional para explicar la situación de inseguridad del país y los avances que se habrían logrado en los últimos días.

Lo curioso es que el funcionario fue convocado, en una sola jornada, a cinco comisiones legislativas distintas y, en la mañana, apenas alcanzó a acudir a la de Soberanía y Seguridad. Dos de esos llamados coincidían hasta en la hora.

Zapata dijo que acudió al Legislativo pese a que el centro de mando unificado para combatir la inseguridad está instalado en Guayaquil y que lo correcto era estar en esa ciudad y en Esmeraldas, las más afectadas por la situación.

El asambleísta por el movimiento CREO Jorge Pinto también cuestionó que las comisiones de la Asamblea insistan en convocar a los funcionarios de Gobierno para preguntarles, en cada una de ellas, exactamente sobre los mismos temas.

Por eso, sugirió que la copia de la grabación de la sesión de la Comisión de Seguridad sea enviada a las demás mesas legislativas para que absuelvan sus inquietudes, pues por lo general se repiten incluso en una misma comisión.

En lo de fondo, Zapata dijo que están prácticamente caducos los planes de seguridad que fueron creados hace pocos años para combatir la delincuencia común, porque ahora el país está enfrentando a mafias del crimen organizado transnacional.

Ratificó que la estrategia del Gobierno para combatir a la delincuencia organizada no se puede hacer pública, como muchas veces exigen los legisladores, aunque ya fue expuesta al presidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela, durante la reunión del Consejo de Seguridad Pública y del Estado (Cosepe), así que bien se le podría consultar al respecto, guardando las reservas.

El ministro del Interior también anunció que está prácticamente lista la propuesta para que la Policía recupere el control integral de las carreteras del país. Dijo que con el afán de debilitar a esa entidad, se le retiró esa competencia de vigilancia del tránsito, lo que se convirtió en un grave error que toca corregir.

También fueron convocados el ministro de Defensa, Luis Lara, quien se excusó de asistir porque se encontraba dirigiendo algunas acciones de seguridad en las zonas afectadas, y el secretario de Seguridad, Diego Ordóñez, quien envió una comunicación informando que debía viajar a Israel, país que podría dotar a Ecuador de implementos para hacer frente a las bandas delictivas.

FUENTE: EXPRESO