La Asamblea Nacional destina anualmente $33 millones solo para pagar los sueldos de 1.265 personas, entre legisladores, asesores, personal administrativo, y otros funcionarios.

Ese valor se paga, a pesar de que los Asambleístas no acudan a los llamados de sesiones, o que en lugar de tratar las leyes que le interesan al país se den enfrentamientos, como ocurrió el 24 de febrero, cuando los gritos y reclamos de la bancada correísta de Unión por la Esperanza (Unes) se hicieron presentes.

Lo que ocurrió el feriado

A las puertas del Carnaval, el jueves 24 de febrero, Unes quiso cambiar el orden del día, mientras Guadalupe Llori suspendía la sesión. La razón fue que el legislador Fausto Jarrín (Unes) solicitó incluir en la Sesión del Pleno la conformación de una Comisión Multipartidista que analice el trabajo del Consejo de Administración de la Asamblea. Con este procedimiento, se podría destituir a la Presidenta de la Asamblea. Se puede solicitar tres cambios por sesión y ya se habían cumplido por lo que no se dio paso a la solicitud de Jarrín.

El sábado 26 de febrero, Llori reinstaló la sesión 759, suspendida el jueves, pero no hubo quórum, 70 parlamentarios faltaron. La reunión era virtual.

Las ausencias fueron de las bancadas Unes, Pachakutik, Social Cristianos e independientes.

El último día de Carnaval, 1 de marzo por la noche, Llori aseguraba, en un video de redes sociales, que se siente “acosada políticamente”

El costo de la Asamblea es alto pero no se siente

Para el analista político y catedrático José Julio Cisneros, el problema de la Legislatura es que sus acciones muestran que para la institución es más importante la agenda política que la agenda del país “¿Cómo podemos esperar que se pongan a trabajar si entre los mismos grupos no hay acuerdo?” cuestiona Cisneros.

Además considera que el problema es que en todos estos líos “el país queda a un lado”. Y, cada día sin acuerdos, cuesta.

$33 millones solo en sueldos

En la página web de la Asamblea Nacional, en la sección de transparencia, existe un documento que da cuenta de las remuneraciones mensuales de febrero. Aprobado el 31 de enero de 2022.

Según el informe, alrededor de $33 millones anuales se gastan sólo en los sueldos de las 1.265 personas que trabajan en la Asamblea Nacional. Esto no incluye décimos tercero y cuarto, ni viáticos.

De acuerdo al artículo 159, la Ley Orgánica de la Función Legislativa, cada asambleísta puede tener dos asesores y dos asistentes.

Solo en sueldos, un asambleísta y su equipo cuestan alrededor de $13.000 mil mensuales. En total, existen 137 asambleístas.

Según el Código Orgánico de la Función Legislativa, en el artículo 160 los asambleístas que vivan a más de 60 kilómetros a la redonda del Distrito Metropolitano de Quito recibirán una compensación adicional por vivienda. Los Asambleístas que vivan en el exterior reciben un incremento de al menos el 25% de su sueldo original, al igual que los Asambleístas que viven en provincias distantes a Pichincha.

En viáticos, según documento de la Coordinación General Financiera, subida a la web, se registra un gasto de 59 mil 153 dólares, en viajes entre el 9 de noviembre y el 22 de diciembre de 2021.

Más discusiones que debate

La Asamblea Nacional inició sus actividades el 14 de mayo de 2021. En estos nueve meses en funciones, el Pleno ha aprobado 21 leyes y ha emitido 51 resoluciones.

Se han realizado 96 sesiones del Pleno, 88 culminaron, ocho fueron suspendidas, incluida la última del 24 de febrero pasado.

FUENTE: LA HORA ECUADOR