El macabro juego que incita a los niños y jóvenes al suicidio tiene en alerta a las autoridades en varios países.

Por: Lucía Henríquez Bermúdez / @lucia_henriquez (Twitter)

«Ella me preguntaba que cuánto son 50 días, qué es una ballena azul, que si existen las ballenas azules… gritaba por toda la casa que ya cumplió el reto de hoy, que ya se había tomado las fotos», aseguró Maylen Villamizar, madre de la menor, en una entrevista con el programa La Noche de NTN24.

El director de la Dijín, general Jorge Luis Vargas, aseguró que ya están verificando si la muerte de tres menores de edad en Bogotá, Norte de Santander y Valle del Cauca está relacionada con ‘La ballena azul’. «En la mayoría de casos escogen a adolescentes callados, con problemas con las familias, introvertidos o con alguna enfermedad», afirmó.

Aunque no está claro el origen del juego ni tampoco el número de casos alrededor del mundo, se cree que inició en Rusia y se volvió viral a través de las redes sociales.

«Este tipo de juegos abundan en las redes sociales, no es el primero ni el último», alertó el especialista en redes sociales y docente de la Corporación Universitaria Minuto de Dios de Colombia, Germán Peña, en una entrevista con Efe.

Los coordinadores de ‘La ballena azul’, también conocidos como ‘curadores’, proponen a sus participantes superar 50 retos en un periodo de tiempo de 50 días, teniendo como reto final el suicidio.

Entre los retos está dibujar una ballena azul en un papel, mirar videos de terror en la madrugada, hacerse cortes en el brazo usando una navaja, pararse al borde de un precipicio, escuchar canciones enviadas por la persona que hace el desafío, no hablar con nadie durante un día entero, subirse a una grúa, y la última prueba, suicidarse saltando desde un balcón.

La primera vez que se habló del tema abiertamente fue en un reportaje publicado por el periódico ruso Novaya Gazeta, el cual aseguraba que el juego ya ha cobrado la vida de 130 menores en ese país.

«Se vuelve algo popular y por curiosidad terminan involucrados. Ya después es cuando comienzan a ver las consecuencias», aseguró Iván Camilo Castellanos, experto en seguridad de la información de ETEK International, a Noticias RCN.

Perfil de la víctima

Son jóvenes entre los 12 y 16 años de edad con fuertes debilidades en su control social. Las personas que coordinan este tipo de juegos intentan aprovecharse de esa característica e intentan involucrar a quienes no tienen una forma espontánea de socializar con otras personas.

‘Modus operandi’ de los atacantes

Los atacantes analizan el perfil de los menores en las redes sociales para luego enviarles una invitación a un grupo cerrado.

Una vez involucrados, los coordinadores les proponen realizar actividades sencillas de cumplir y en las que hay un intercambio de información importante.

Los chantajes inician cuando los jóvenes se niegan a cumplir con alguno de los retos. Según Castellanos, los ‘curadores’ amenazan con atentar contra los padres de los menores o con revelar información personal.

Cómo identifican los atacantes a los niños más vulnerables

Quienes están detrás del juego ‘La ballena azul’ revisan la información publicada en cada perfil, como por ejemplo la fecha de nacimiento, para determinar en qué rango de edad se encuentra cada persona.

«Cuando ves las fotos que publica una persona logras identificar sus inseguridades, sus problemas, sus gustos. Inclusive con los mensajes que publican en los muros: estoy triste, estoy deprimido, etc.», explicó Castellanos.

Los jóvenes que están más vinculados con la interacción en las redes sociales que con otras personas son los más propensos a caer en este tipo de engaños debido a que sienten la necesidad de ser aceptados socialmente. «Tú quieres pertenecer a un grupo, pero no eres capaz de hacerlo en la vida real, entonces decides pertenecer a uno de manera cibernética», dijo.

¿Se pueden identificar los pasos a seguir de los jóvenes mediante las «evidencias digitales»?

Las autoridades analizan el perfil del usuario, los sitios por los que ha navegado y si hay presencia o no de software malicioso en su computador, tablet o teléfono celular.

A partir de estos datos pueden identificar cuál fue el patrón utilizado por la víctima y los patrones de conducta relacionados con el juego.

¿Existen juegos similares al de ‘La ballena azul’?

Algunos juegos que han tomado fuerza en los últimos años en internet y que suponen algún tipo de peligrosidad son:

Ask.fm: los usuarios hacen preguntas, le dan ‘me gusta’ a las respuestas de otros usuarios y reciben preguntas, todo de forma anónima. Según la red PaPaz, esta característica se presta para que las personas se refieran a temas de los cuales no hablarían cara a cara y ya se han registrado casos de ciberacoso y el suicidio de una joven en Reino Unido.

Choking game: el juego de alta peligrosidad induce a sus participantes al desmayo con métodos de asfixia intencional.

Eveballing: las personas vierten alcohol en sus ojos buscando emborracharse. El contacto del líquido con la retina y la córnea puede causar daños en la salud de quien lo practica.

La legión de Hulk: el grupo de origen mexicano se dedica a intimidar a figuras públicas en redes sociales y otros medios. Este fue el caso del futbolista James Rodríguez en octubre de 2016.

Consejos a los padres de familia
  • Los expertos piden a los padres estar al tanto de las actitudes y comportamiento de sus hijos:
  • Identificar el perfil de los menores en las redes sociales.
  •  Verificar en cuáles páginas de internet están navegando.
  •  Instalar controles de seguridad (antivirus) en los dispositivos que permitan identificar un software malicioso en los sitios web.
  •  Mantener un control sobre la actividad de los menores en internet, sin que esto implique una prohibición para usar la tablet, celular o PC.
  •  Usar controles parentales en todos los dispositivos o instalar un software que impida el acceso a páginas que puedan contener software malicioso o de espionaje.
  • No publicar toda la información personal en las redes sociales.