La traba mayor está identificada. En la reunión de ayer entre el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, y los coordinadores de cuatro de las cinco bancadas legislativas quedó claro que mientras no se solucione la crisis que atraviesa la Asamblea Nacional, difícilmente se podrá avanzar en otros temas como seguridad y economía.

A la cita acudieron Marcela Holguín, de Unión por la Esperanza (UNES); Marlon Cadena, de Izquierda Democrática (ID); Esteban Torres, del Partido Social Cristiano (PSC), y Juan Fernando Flores, de la Bancada del Acuerdo Nacional (BAN). No fue Pachakutik, que se excusó aduciendo que primero se reunirán las bases para establecer una hoja de ruta.

Aunque nadie lo dijo abiertamente, todo apunta a que los diálogos al interior del Legislativo para dar luz verde a la evaluación de la presidenta Guadalupe Llori y los miembros del Consejo de Administración Legislativa (CAL) se activarán a raíz de este encuentro con el Ejecutivo.

Jiménez señaló que, de ser posible, la salida a la crisis legislativa debe ser el resultado de consensos entre las cinco bancadas. Y añadió: “Nuestra posición ha sido que se cumpla con el término para el cual fueron designadas todas las autoridades, a menos que haya razones evidentes que lo impidan. En ese caso, lo mejor para el país debería ser que se cambie al conjunto de autoridades para que podamos trabajar sobre un escenario nuevo”.

  • El encuentro fue abierto, es decir, se permitió el ingreso de la prensa. Esa fue una de las condiciones de los legisladores presentes.
  • No se estableció fecha y hora para una nueva reunión entre los representantes del Gobierno y la Asamblea Nacional.
  • Tampoco se planteó un cronograma para la reunión y el tratamiento de las bancadas a la situación de Llori.

Ese borrón y cuenta nueva le daría al Gobierno un impulso para volver a insistir en una Ley de Inversiones, que ya fue rechazada por la Asamblea, pero con una nueva versión mejor trabajada con los legisladores, especialmente los de oposición. Incluso, no se descartó enviar un anteproyecto de Ley Laboral antes de presentar el documento definitivo.

Holguín dijo que UNES apoyaría una nueva propuesta sobre inversiones, siempre y cuando quede por fuera cualquier intento de privatización de los recursos estatales. En la misma línea se pronunció Torres y Cadena, con lo cual se podría decir que hay un preacuerdo en este tema.

El correísmo, sin embargo, ratificó que no desistirá de sus pedidos para derogar la reforma tributaria, pese a que entró en vigencia gracias a la abstención del bloque de Unión por la Esperanza. El PSC también adelantó que respaldará la eliminación de los tributos.

Otro punto en el que hubo consenso entre Jiménez y los legisladores es en la necesidad de tratar y aprobar, cuanto antes, las normas que estén relacionadas con la seguridad ciudadana y las reformas al Código Integral Penal (COIP).

Se habló, por ejemplo, de la Ley sobre Uso Progresivo de la Fuerza y tuvieron que volver a lo que consideran el origen de las trabas. La propuesta debía tratarse en una de las sesiones suspendida por Llori y los legisladores opositores exigen que la reunión se retome, pero desde el punto en el que se apeló la presidencia de la Asamblea, algo que la presidenta no está dispuesta a ceder.

Postura

Aunque el presidente Guillermo Lasso había dicho que gobernará sin tener en cuenta a la Asamblea, ayer Jiménez señaló que es posible, pero es mejor hacerlo con el Legislativo.

Consulta

El ministro de Gobierno reconoció que mientras más se avance en las acciones con los jefes de las bancadas, menos necesaria será una consulta popular.

Mecanismo

Jiménez, sin embargo, dijo que la consulta es una herramienta que no se descarta y que el acercamiento a la Asamblea se puede complementar con preguntar a los ciudadanos.

FUENTE: EXPRESO