La ministra de Salud de Ecuador, Ximena Garzón, ha presentado este lunes su renuncia al frente del Ministerio de Salud Pública ecuatoriano, después de tener un desencuentro con el presidente del país, Guillermo Lasso, en relación a la declaración de emergencia del sistema de salud durante las movilizaciones que han tenido lugar en Ecuador en las últimas tres semanas.

«Por medio de la presente pongo a su consideración mi renuncia al cargo de ministra de Salud Pública de Ecuador. Agradezco profundamente la oportunidad que me brindó para servir al país y me enorgullece haber contribuido con usted al control de la pandemia de la COVID-19», ha detallado Garzón en una carta dirigida a Lasso y a la que ha tenido acceso ‘El Telégrafo’.

El punto de quiebre entre la exministra y el Gobierno sería la declaración del estado emergencia del sistema de salud que Lasso hizo como parte de las respuestas a los 10 puntos que pidió la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), en medio del paro nacional, según ha sabido ‘La Hora’. La ministra aseguraba que no era necesaria la medida.

El pasado 17 de junio, Guillermo Lasso declaró el estado de emergencia en el Sistema de Salud Pública del país alegando que las movilizaciones impedían el paso de ambulancias y provocaban escasez de productos de primera necesidad, como medicamentos.