Una Comisión Multipartidista que no solo evaluará la gestión de la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, sino que analizará la posibilidad de destituirla, es el trofeo que este 26 de abril de 2022 consiguió la oposición con el correísmo al frente.

El destino de Llori se marcó con 81 votos y la Comisión Multipartidista quedaría integrada, en una propuesta preliminar, por los asambleístas: Pamela Aguirre (correísmo), Peter Calo (Pachakutik), Pedro Zapata (socialcristiano), Lucia Placencia (ID), Jhon Vinueza (Independiente).

La Comisión, ya con nombres definitivos, tendrá que presentar el informe sobre Llori ante la Presidencia de la Asamblea. Y, a partir de ese momento, quien haga de Presidente, deberá enviar al Pleno en tres días.

La jornada

“Que sea lo que tenga que ser”, dijo Llori al ingresar a la Asamblea, donde sus opositores solo esperaban que se instale la sesión del Pleno para conformar la Comisión Multipartidista que evaluará su gestión. Parecía que sabía lo que pasaría.

“Si me voy, vuelve (Rafael) Correa. Lo que quieren es crear la comisión de la verdad”, señaló Llori visiblemente tensionada. Esto sucedió pese a que el cuerpo jurídico de la Asamblea recordó que las medidas cautelares seguían vigentes y que el Pleno debía abstenerse de conocer, tratar y conformar la Comisión Multipartidista.

A las 15:30 empezó la arremetida. Los asambleístas de UNES ofrecieron una rueda de prensa y anunciaron el ingreso de tres demandas en su contra. Marcela Holguín, jefa de esa bancada, dijo que la Presidenta de la Asamblea habría incurrido en “piponazgos, coimas y corrupción”.

Un poco más tarde, ya en la sesión del Pleno, Holguín esperó a que se pusiera en consideración el orden del día. El Secretario informó que había tres pedidos de cambios de los temas a tratar. La correísta propuso el segundo y pidió incluir el análisis del informe del CAL, que calificó la denuncia de incumplimiento de funciones de Llori. En un último intento por aferrarse a su estrategia, la Presidenta de la Asamblea no dio paso para que la representante de UNES explicara su petición, pero solo logró agitar el Pleno. Parecía el viejo Congreso de las peleas y el caos… Gritos y asambleístas que la señalaban desde sus curules a la Presidenta.

Ronny Aleaga y Darwin Pereira, firmes detractores de Llori, dejaron clara su postura cuando pusieron un ejemplar de la Constitución en la mesa. La sesión se paralizó, el oficialismo se arrinconó, UNES arengaba por la apelación.

En medio de esa vorágine de fuerzas parlamentarias, Rafael Lucero se quedó inmóvil, Mario Ruiz hablaba con UNES. Salvador Quishpe grababa con su teléfono celular, Darwin Pereira se tomaba la cabeza y Marcela Holguín llamaba a alguien por teléfono.

Llori se congeló por un momento. Fue tarde cuando intentó recuperar el control, la sesión ya se había escapado de sus manos. “Déjenme empezar y luego les dejo que me apelen la Presidencia”, dijo, pero la oposición solo gritaba “apelación”. Ante esas circunstancias cedió su puesto a  Virgilio Saquicela, quien dio paso a la petición del correísmo.

El demandante, Esteban Torres, explicó la apelación. Llori se defendió desde su curul, pero eso no evitó que la dejaran fuera de la Presidencia con 84 votos. Saquicela comandó el resto de la sesión.

El correísmo se impuso

Lo primero que hizo Saquicela fue volver a tratar el orden del día propuesto por Holguín. Ella insistió en todas las razones del correísmo para evaluar a Llori. Saquicela puso el pedido a votación y el orden del día cambió. Este fue aprobado con 93 votos.

Casi al final de la jornada hubo airados reclamos por parte del BAN. Juan Fernando Flores dijo que todo fue ilegal y 27 asambleístas se retiraron.

“Lo que mal comienza, mal acaba”, dijo Marlon Cadena. Otros asambleístas de CREO y de la ID  aseguraron que no apoyarán lo que consideran una ilegalidad, por lo que decidieron abandonar la sesión del Pleno.

“Ya verán que mañana vendrán con otra medida cautelar”, dijo Fernando Villavicencio e insistió “dejen trabajar hasta para poder venir a pelear”. Durante esta intervención, ID y Pachakutik se reunieron en la puerta de entrada.

Quishpe insistió en que se den paso a las otras dos denuncias en contra de los 7 miembros del CAL y reveló lo que sería la jugada política de la nueva mayoría. “Aquí no quieren evaluar a la Presidenta sino destituirla. El pueblo debe saber que la mayoría conformada por el PSC, los revolucionarios, los disidentes de algunos partidos, tienen como objetivo, no la cabeza de Llori, sino conformar una nueva mayoría para destituir a los vocales del Consejo de Participación Ciudadana, para volver a tomar las instituciones”, dijo.

Al final, casi a las 20:00, con 81 votos a favor, el Pleno aprobó la conformación de la Comisión Multipartidista. Lo hizo bajo la propuesta que presentó Marcela Holguín.

El procedimiento de evaluación está previsto en el artículo 18 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa.
35 días tiene la Comisión Multipartidista para presentar su informe ante la presidenta de la Asamblea Nacional.

FUENTE: LA HORA ECUADOR