La ocupación de camas en Quito para tratar COVID-19 pasa el 90 %, pero a la baja

La cantidad de casos que se registran en la capital, no obstante, obligó a suspender labores en terminal.

Tras seis semanas en las cuales el sistema de salud habría operado a su máxima capacidad, la demanda de camas destinadas a tratar coronavirus en Quito empezaría a disminuir

«Ayer (1 de julio) fue el primer día en que nosotros vimos, de acuerdo a las cifras, los indicadores que tenemos, que la demanda de camas comienza a bajar», dijo el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, en una entrevista radial.

Mencionó que las camas de hospitalización como las de terapia intensiva están llenas.

Según esa cartera de Estado, con fecha al 30 de junio de 2020, el porcentaje de ocupación de camas de hospitalización era del 92,36 % (290 de 314) y de cuidados intensivos 99,19 % (122 de 123).

Sostuvo que han hecho adaptaciones en áreas enteras de emergencia en hospitales para atención a pacientes.

Para Santiago Carrasco, presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, a la pandemia no se la va a detener en los hospitales sino en los barrios, por lo que propuso la activación de lo que llamó vigilante epidemiológico comunitario, quienes mediante encuestas e insumos determinarán casos positivos de COVID-19.

En tanto, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) del Distrito Metropolitano de Quito resolvió mantener suspendidas las operaciones de las terminales terrestres interprovinciales de pasajeros, Carcelén en el norte y Quitumbe en el sur, debido a la evolución de la pandemia en la capital.

La medida se volverá a analizar el próximo 10 de julio.