La pérdida del olfato parece ser un síntoma patognomónico, es decir, que por si solo permite establecer un diagnóstico.

La importancia de esto es que permite tomar medidas tempranas de aislamiento para no contagiar a los demás

Un estudio publicado en la revista ‘European Archives of Oto-Rhino-Laryngology’ aseveró que la pérdida del olfato y del gusto también son características añadidas del virus en Europa.

Claire Hopkins, presidenta de la Sociedad Británica de Rinología, aseguró en una declaración emitida el pasado mes de marzo que su organización rastrea la creciente evidencia de que la pérdida del olfato es un síntoma del Covid-19.

“Al principio de la pandemia, vi a cuatro pacientes, todos jóvenes y saludables, que realmente, en ausencia de otros síntomas, habían perdido el sentido del olfato”, explicó Hopkins, que en colaboración con el equipo del King’s College de Londres.

Por lo que decidió desarrollar una aplicación para que los ciudadanos del Reino Unido documentaran su experiencia con el virus, agregando la pérdida de olfato como síntoma.

Más de dos millones de usuarios

El síntoma más reportado a través de la aplicación ‘Covid-19 Symptom Tracker’, que cuenta con más de dos millones de usuarios, fue la pérdida del sentido del olfato.

Los resultados mostraron que el 60% de los pacientes que dieron positivo por coronavirus habían perdido el olfato previamente, mientras que de los que dieron negativo, tan solo un 18% padecía anosmia.

Pese a que aún es pronto para saber cuantos pacientes contagiados podrían tener una pérdida a largo plazo del olfato, Hopkins ha advertido que “el coronavirus causa pérdida a largo plazo”, pero que “al menos el 60% de las personas vieron una mejora en dos semanas”.