Una de las principales metas del presidente Guillermo Lasso durante su visita oficial a China es renegociar las condiciones de pago de los más de $5.000 millones que todavía se le debe a ese país.

De ese monto, alrededor de $2.000 millones están atados a las llamadas preventas petroleras, es decir, contratos donde se recibieron préstamos chinos a cambio de pagos en efectivo y la entrega de millones de barriles de crudo a precios reducidos.

Lasso ha asegurado que su intención es que el Gobierno liderado por Xi Jinping acepte ampliar los plazos, reducir las tasas de interés, y dejar de recibir barriles de petróleo como parte de pago.

Adrián Domínguez, ingeniero petrolero, comentó que, entre 2009 y 2016, Ecuador se endeudó masivamente con China, mediante la aceptación de condiciones desfavorables que representaron millonarias pérdidas para el país.

“Se aceptaron créditos atados a proyectos con empresas chinas. En medio se registraron tramas de corrupción, obras con sobreprecio, como Coca Codo Sinclair”, puntualizó.

El ministro de Economía, Simón Cueva, aseguró que la renegociación de la deuda busca mantener las buenas relaciones con China y dejar la puerta abierta a un nuevo financiamiento, pero sin caer en los graves errores del pasado.

Diez claves del mal negocio con China

1.- Entre 2009 y 2016, el Gobierno de Rafael Correa firmó trece contratos de preventa petrolera. El trato fue recibir $18.020 millones en créditos, y, a cambio, pagar una parte en efectivo al 8% y otra con la entrega de barriles de crudo a precio reducido.

2.- Por cada dólar de crédito, Ecuador se comprometió a entregar cinco veces más petróleo hasta 2024.

3.- La Contraloría ha establecido que los contratos de preventa petrolera se firmaron sin sustento en informes técnicos y con condiciones perjudiciales.

4.- Investigaciones que se adelantan en la Comisión de Fiscalización de la Asamblea apuntan a que se tejió una red de corrupción con esos contratos. Personajes como Enrique Cadena Marín facilitaron los negocios de intermediación chinos: recibir petróleo ecuatoriano a bajo precio y venderlo a otros a precios más altos

5.- En la aprobación y firma de los acuerdos participaron alrededor de 18 funcionarios públicos de alto perfil, desde el expresidente Rafael Correa. El más activo fue el exgerente de Comercio Internacional de Petroecuador, Nilsen Arias.

Otros involucrados fueron los exgerentes de Petroecuador Marco Calvopiña y Pedro Merizalde; el ex vicepresidente de la República, Jorge Glas; los exministros Wilson Pástor, Rafael Poveda y Pabel Muñoz; y el exfuncionario de Senplades Adolfo Salcedo.

6.- Hasta la fecha, Ecuador ha entregado 1.174 millones de barriles de crudo a China, dentro de los contratos de preventa petrolera. Todavía falta por entregar 156 millones más hasta 2024

7.- Esos barriles se entregaron a precios por debajo de la cotización de mercado. Se calcula que el perjuicio es de alrededor de $3,6 por barril.

8.- Si no se hubiera dado a China, ese volumen de crudo se hubiera podido vender en los mercados internacionales a precios más altos. El país ha perdido al menos $4.226,4 millones por el mal negocio hecho con ese país asiático.

9.- Un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) determinó que al menos el 35% de los préstamos chinos se perdieron en corrupción, ineficiencia y sobreprecios.

10.- El Gobierno de Correa tuvo que acudir a China por financiamiento porque en 2009 se le cerraron las puertas de los mercados y organismos internacionales. Esto a raíz de que declaró ilegítima, y dejó de pagar, una parte de la deuda externa ecuatoriana.

FUENTE: LA HORA ECUADOR